Las 10 cosas que nunca debes comprar de segunda mano

Ser mileurista hoy en día es casi una una utopía. Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) constataron que los sueldos en España siguen siendo muy bajos. De hecho, el salario medio bruto anual más habitual está en torno a 16.500 euros, lo que da como resultado un sueldo neto mensual inferior a los 1.000 euros.


El bajo salario sumado al incremento del precio de la vivienda y a la inflación tiene un resultado obvio: cada día somos más pobres y, por ende, tenemos menos dinero para compras. Por eso no es de extrañar que aplicaciones de compraventa entre particulares, como Wallapop, se hayan disparado en los últimos años. Si eres de los que adquiere productos usados o no nuevos, este artículo te va a interesar, porque hay ciertas cosas que es mejor comprar nuevos:

1) Zapatos

Los zapatos usados han sido moldeados a los pies de su dueño anterior. Los zapatos que no calzan bien pueden causar dolor y problemas de salud con el tiempo. Y las zapatillas para correr, en particular, probablemente hayan perdido la mayor parte de su amortiguación absorbente.



2) Aspiradoras

Las aspiradoras pueden ser caras, seguro, pero ¿realmente quieres comprar una usada que quizás no esté en buenas condiciones? Estos aparatos se golpean, se arrastran escaleras arriba y abajo, y el hecho de que alguien elija deshacerse de la suya debería ser una señal de advertencia: lo más probable es que haya algún problema con ella. Además, estos aparatos han captado el polvo y suciedad de la casa de otra persona. Lo más probable es que no quieras traer su mierda a la tuya.


3) Cosas para mascotas

Aunque la compra de juguetes o de cuencos de comida para mascotas usados no es del todo mala, definitivamente debes evitar comprar comida o golosinas de segunda mano. Podrían estar caducados o infectados con insectos o sus huevos. La comida usada probablemente sea asquerosa, sin importar para qué tipo de criatura sea.

También debes tener cuidado con las camas de mascotas. Vale que puedes darles un buen lavado antes de dejar que lo use tu amigo de cuatro patas. Pero ¿en serio quieres que tu mascota duerma en algo que ha sido el hogar de otro animal durante años?


4) Perfumes y productos de belleza

Aunque no aparezca indicado, los perfumes tienen fecha de caducidad. Así que mejor usarlos pronto, renovarlos por otros y nunca comprarlos de segunda mano, pues el olor que te llegue a ti seguro que no será el que tenía el frasco en sus inicios. Lo mismo ocurre con productos como loción y maquillaje. Cualquier producto destinado a tu rostro es mejor que no lo haya usado nadie previamente.


5) Joyería

La joyería es mejor no comprarla de segunda mano, ya que puede mostrar signos de desgaste, aunque le hayas dado una sesión de limpieza y renovación profesional. Aunque puedes hacerte con una pieza por un 50% menos que si la comprases nueva, has de valorar el coste de oportunidad que pagas por el camino.

6) Altavoces

Si compras un altavoz de segunda mano es probable que no esté en su capacidad máxima de sonido, especialmente si el propietario anterior le encantaba poner música a todo volumen. El desgaste del equipo de audio, como los altavoces, puede ser difícil de detectar a primera vista, pero probablemente lo notarás una vez que comiences a intentar reproducir tus canciones. ¡Mejor nuevo!


7) Ropa de cama y toallas

Por higiene y limpieza no deberías nunca adquirir productos textiles cuya procedencia desconoces. Igual que ocurre con las cremas, estas prendas entran en contacto con tu piel, y lo que te ahorres de comprarlos de segunda mano probablemente lo gastes en visitas al dermatólogo y en cremas. Y todo sea dicho: da bastante asco, por mucho que laves.


8) Impermeables y botas

Todo el equipamiento para la lluvia se vuelve menos impermeable con el tiempo. Probablemente valga la pena pagar dinero extra para obtener un impermeable o botas cuya impermeabilidad no ha disminuido aún, es decir, nuevas. Además, tiene que haber alguna razón por la que alguien está vendiendo el artículo.


9) Alfombras

A menos que quieras manchas de moho, alérgenos y sustancias sospechosas que llevar a su hogar, compra una alfombra nueva. No importa cuántos limpiadores le eches al producto, ten por seguro que es mejor que compres uno nuevo.


10) Muebles que hay que reparar

A menos que seas realmente un manitas y tengas mucho tiempo libre, no caigas en la tentación de comprar muebles ‘vintage’ que necesiten reparación. Seamos honestos: no tienes ni tiempo (ni ganas) para ir siquiera al gimnasio. Además, aunque te pongas a repararlo lo más probable es que el olor ese con el que lo compraste nunca se vaya o que te quede tan chapuza que ni siquiera pasaría por “hipster“.


Comparte
Síguenos en Facebook