“Les pedí que no me mataran; debía sobrevivir por mi hija”

“Cuando me tenían encañonado, uno de los asaltantes le decía al otro que me mate, por eso decidí arriesgarme a morir o a vivir y peleé para quitarle el arma. No era por el taxi, sino por mi vida. Pensé que debía vivir por mi hija de cuatro años”, dijo Salustiano Coca, el taxista de 29 años que resultó con heridas en el rostro tras ser ‘cacheado’ por dos sujetos la noche del martes en el barrio Calama. 

El taxista logró zafarse y ponerse a buen recaudo, mientras los atracadores, que habían subido como pasajeros, se dieron a la fuga con su vehículo, pero a pocas cuadras lo abandonaron debido a que se bloqueó y solo se llevaron la radio. Sin embargo, en el motorizado que fue presentado ayer por el jefe de la Diprove, Eduardo Vargas, quedó marcado un impacto de bala que salió durante el forcejeo entre el hombre del volante y los malhechores. 

Vargas señaló que tras activar a cuatro grupos operativos se logró aprehender a un sospechoso y presentó los identikits de los dos autores del hecho que fueron elaborados por el Iitcup con base a las descripciones hechas por la víctima. /FS

Comparte
Síguenos en Facebook