Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El Gobierno dictaminó perdonar total y parcialmente las penas de al menos el 15 por ciento de la población carcelaria de Bolivia (2.735 internos). Ese porcentaje de beneficiarios es el más elevado que se registró a lo largo de las gestiones presidenciales de Evo Morales.

La amnistía, que supone el perdón del delito y el indulto (total y parcial), que hace referencia a la liberación de la pena, se aplicará en 20 circunstancias diferentes:

INDULTO TOTAL Esta figura regirá para los siguientes privados de libertad:

1. Los que tienen menos de 28 años de edad y cumplieron la cuarta parte de su condena.

2. Los varones de más de 58 años de edad que pagaron un cuarto de su pena.

3. Las mujeres de más de 55 años de edad que permanecieron en la cárcel al menos la cuarta parte del total de años a los que fueron condenadas.

4. Los mayores de 65 años que tienen una pena igual o menor a una década.

5. Personas que son responsables de niños menores de seis años y que pagaron la cuarta parte de su sanción.

6. Las mujeres que tienen 20 semanas de gestación hasta la publicación del decreto supremo.

7. Los internos con discapacidad grave.

8. Los reos que están con enfermedades terminales o incurables.

9. Reos que no son reincidentes y tienen una condena de ocho años o menos. En este caso, el decreto no exige que hayan cumplido una parte de su pena.

10. Reclusos penalizados con 10 años o menos de privación de libertad que pagaron la cuarta parte de esa sanción.

INDULTO PARCIAL El decreto supremo instruye perdonar una parte de la condena total de un reo en las siguientes circunstancias:

11. Los discapacitados, con enfermedades terminales o incurables y gestantes de más de 20 semanas gozarán de la reducción de una tercera parte de su pena.

12. El Gobierno aminorará una cuarta parte de la totalidad de años de prisión a los reos que tienen menos de 28 años, varones de más de 58, mujeres de menos de 55 y madres de niños menores de seis años.

13. Los internos que no son reincidentes, cumplen penas iguales o menores a seis años y no tienen faltas graves en el último año de reclusión, se beneficiarán con una disminución de dos años de privación de libertad.

AMNISTÍA Esta figura favorecerá a los siguientes reclusos:

14. Los procesados que tienen una pena igual o menor a cinco años.

15. Los reos cuya sanción es igual o menor a ocho años y logren acuerdos con las víctimas.

16. Los privados de libertad que certifiquen una discapacidad.

17. Los que demuestren que tienen una enfermedad terminal.

18. Internas que están embarazadas de 20 semanas hasta la publicación del decreto.

19. Mujeres que son responsables de menores de seis años.

20. Mayores de 65 años.

Hay 12 “candados” que frenan el perdón

LA PAZ/ABI El ministro de Gobierno, Carlos Romero, aseguró ayer que el proceso de amnistía e indulto que activó el presidente Evo Morales incluye “candados” para no dejar en libertad a criminales peligrosos que están recluidos en diferentes cárceles del país.

Existen al menos 12 circunstancias que limitan el acceso a los beneficios. Uno de ellos es la reincidencia.

Los internos que cometieron delitos que no admiten indulto, según la Constitución Política del Estado, el Código Penal u otra norma, tampoco califican.

En la lista de excluidos también figuran los privados de libertad que cometieron delitos contra la seguridad interior y exterior del Estado; contra la vida; perpetraron actos de corrupción; violaron la libertad sexual; fueron terroristas; genocidas; incurrieron en la trata y tráfico; secuestraron o propiciaron un robo agravado.

Los traficantes de sustancias controladas que tienen penas de más de 10 años también están vetados, al igual que los que estafaron y no repararon el daño causado. Los reclusos que son responsables de lesionar gravemente y provocar la muerte de una persona no califican para el indulto ni la amnistía, ni los que ya se beneficiaron con alguna de esas medidas.

Finalmente, un recluso está excluido si el Estado es el que se querella contra él.