Millones de ordenadores británicos y norteamericanos sufren un hackeo ruso

Apenas unas horas después de la intervención militar en Siria por parte de Estados Unidos, Reino Unido y Francia millones de ordenadores británicos y norteamericanos sufrieron un intento de hackeo orquestado desde Rusia.

Esto es lo que han advertido tanto el Centro Nacional de Ciberseguridad de Gran Bretaña como el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Una ofensiva de «hacking global» que, aseguran, podría haber afectado a decenas de miles de dispositivos en los hogares británicos, incluyendo ordenadores privados.

Algo que, según estas organizaciones, buscan desde Rusia para espiar a los gobiernos y sentar las bases de un posible ciberataque masivo en un futuro.

Los expertos en seguridad advierten de que los hackers, a los que relacionan con el Kremlin, están buscando formas para colarse de forma invisible en los ordenadores de los usuarios con contraseñas fáciles o con antivirus caducados en sus ordenadores para lanzar un ataque global cuando se les de la orden de hacerlo. En su punto de mira también se sitúan las grandes y medianas empresas, aunque la mayoría de los intentos rusos se han dirigido directamente al gobierno británico y a elementos críticos de la infraestructura nacional del país.

La capacidad de controlar las redes y los dispositivos domésticos que se conectan a Internet significa, acorde a los técnicos, que Rusia puede lanzar ciberataques en los que podría incluso impedir la prestación de servicios como atención médica, o los suministros de energía y de agua. Estos organismos de seguridad advierten además de que si no se ponen los medios necesarios para evitarlo los hackers puede interceptar mensajes privados entre dos personas e incluso eliminar o distorsionar su contenido.

La directora del Centro de Nacional de Ciberseguridad en Reino Unido, Ciaran Martin, aseguraba que era necesario justo ahora «advertir sobre las actividades de Rusia en el ciberespacio».

Desde Estados Unidos amenazan con que están dispuestos a devolverle el golpe a Rusia con operaciones similares. Así lo señalaba Rob Joyce, el coordinador de seguridad cibernética de la Casa Blanca «todos los elementos del poder de Estados Unidos están disponibles para hacer retroceder este tipo de intrusiones», afirmaba.

Es la primera vez que se da una «alerta técnica» tanto en Reino Unido y Estados Unidos y que se difunde entre el público, los gobiernos y las empresas privadas, incluidos los proveedores de servicios de Internet y otras empresas de comunicaciones.

Desde Gran Bretaña se lleva varios meses alertando contra estos ciberataques y sobre las intenciones de Vladimir Putin de sembrar de noticias falsas, las conocidas como fake news, y de desinformación las redes sociales y los medios de comunicación para intentar influir en decisiones tan importantes para el país como el brexit o las elecciones generales.

Comparte
Síguenos en Facebook