Otra denuncia salpica a Sinohydro por conflictos laborales en Ivirizu

A cuatro meses de haberse iniciado la construcción del campamento del Proyecto Hidroeléctrico Ivirizu en Montepunku (Pocona), los dirigentes del grupo 2 denunciaron que la empresa china Sinohydro vulnera sus derechos laborales y amenazaron con bloquear la carretera antigua Cochabamba-Santa Cruz. Sin embargo, los representantes legales de la compañía negaron las acusaciones y aseguraron que aguardan retomar el diálogo para reanudar los trabajos.
La empresa tiene conflictos similares con los obreros de la doble vía Ivirgarzama-Bulo Bulo y el proyecto Hidroeléctrico San José en Paracti, indicó la Federación de Trabajadores de la Construcción de Cochabamba.
El secretario de Relaciones del sindicato de trabajadores en construcción de Sinohydro Corporation Limited Sucursal Bolivia del grupo 2, Franz Terrazas, dijo que el conflicto se generó porque cuatro dirigentes recibieron un memorando por ausentarse dos días, a pesar de haber solicitado y conseguido el permiso de sus superiores.
Detalló que pidieron permiso el sábado por un día para tramitar la conformación del sindicato ante la Federación de Trabajadores de la Construcción de Cochabamba. Sin embargo, se solicitó un segundo día que fue aceptado de forma verbal por la empresa. A pesar de ello, según afirmó, la empresa sancionó el miércoles a los obreros.
“Al enterarse, nuestras bases han parado las actividades de todo el campamento hasta que dejen sin efecto los cuatro memorandos”, dijo Terrazas.
Adicionalmente, los trabajadores bloquearon el ingreso de la obra a la altura del kilómetro 118 de la carretera antigua a Santa Cruz, impidiendo el ingreso de obreros, maquinaria y equipos a la zona.
“Esta mañana (ayer) hemos hecho llegar nuestro pliego petitorio a un abogado y un traductor de los chinos, pero éste lo ha leído, ha hecho un bollo y lo botado. Esperábamos una respuesta escrita hasta mediodía, pero no llegó”, agregó.
Dos trabajadores consultados por Los Tiempos coincidieron por separado al afirmar que son víctimas de “abusos” por parte del personal chino, ya que no se respetan sus horarios de trabajo y funciones y que reciben el salario mínimo.
Debido a ello, una asamblea determinó un pliego petitorio que exige la anulación de los cuatro memorandos, el respeto a los cargos de cada empleado, la construcción de un comedor, el incremento salarial del 35 por ciento para todos los obreros, estabilidad laboral y dotación de ropa térmica de dos piezas.
“Han despedido a cuatro trabajadores en febrero por reclamar sus derechos. Desde que empezó la obra deben haber despedido a aproximadamente cuatro”, dijo Terrazas.
Según la asesora legal de Sinohydro, Iveth Rojas, los cuatro trabajadores fueron sancionados porque sólo pidieron permiso para ausentarse un día y negó que se haya pedido una extensión para una segunda jornada.
“Estos señores, encabezados por dirigentes, se negaron a firmar (el memorando), ése ha sido el motivo para que todos los trabajadores se amotinen y causen daños a la empresa”, sostuvo Rojas.
También negó que la compañía china haya despedido a trabajadores durante los últimos meses y añadió que se puede comprobar con la documentación correspondiente. Del mismo modo, añadió que siempre se cumplió con todos los derechos laborales y contratos de los trabajadores.
Finalmente, Sinohydro, a través de un comunicado declaró “ilegal” la huelga. “Esta medida no cumple los requisitos establecidos por la normativa laboral vigente para realizar un paro de actividades, siendo este hecho un cese de actividades ilegal por transgredir, vulnerar y desconocer la Ley General del Trabajo”, reza el documento.

2 días de paros y bloqueos llevan los trabajadores del grupo 2 en reclamo de sus derechos sindicales. Amenazan con radicalizar medidas.

FEDERACIÓN OBSERVA A LA EMPRESA CHINA
El secretario de Relaciones de la Federación de los Trabajadores de la Construcción, César Rojas, aseguró que se apoyará a los obreros del grupo dos de Sinohydro y dijo que la empresa mantiene conflictos de derechos de los obreros otros dos proyectos dentro de Cochabamba.
Al respecto, Rojas detalló que desde 2014 existen conflictos con los obreros de la doble vía Ivirgarzama-Bulo Bulo por descuentos “arbitrarios”. Además, añadió que en el proyecto hidroeléctrico San José, ubicado en Paracti, los dirigentes sindicales luchan para que se les respete los beneficios sociales.
Comparte
Síguenos en Facebook