Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El 85% del total de la producción boliviana es del sector privado. La producción estatal solamente llega a 15%, según el senador Fernando Campero Paz, al informar que el proyecto de ley de la empresa social aprobada en el Senado el miércoles es muy diferente a la de 2017.

“Por más que se hable que el capitalismo es feo o malo, en los hechos es la realidad, apenas un 15% está en manos del Estado. La empresa privada es la base de la producción nacional”, enfatizó el legislador al indicar que en los hechos esa es la realidad.

PUBLICIDAD



Sobre la versión de empresarios tarijeños de que esta ley ahuyentará la inversión privada en Bolivia, negó que sea así, probablemente efectuaron esa afirmación basados en el proyecto de ley inicial, que se modificó sustancialmente en el Senado.

La nueva versión tiene cambios, sustantivos, significativos, centrales fue modificado en un sentido proactivo, favorable a la defensa de la propiedad y empresa privada, en ningún momento la empresa social va atentar a la existencia de la empresa privada, aseguró.

La empresa social aparecerá en momentos de quiebra, cuando el empresariado privado haya llegado a situaciones extremas de quiebra, cuando no pueda continuar, tenga que cerrar y liquidar la empresa, ahí surgen la oportunidad de hacer otra empresa, explicó.

El proyecto aprobado el miércoles no genera incentivos para llegar a esas situaciones como preveía el anterior proyecto, con sólo tres meses de no pago de salarios y aportes al seguro de largo y corto plazo podía plantearse la quiebra, ahora no, según Campero.

Las condiciones ahora están claramente tipificadas y están dentro la normativa vigente dentro el Código de Comercio, de Procedimiento Civil y la Ley de Reestructuración Patrimominal de Empresas, explicó el legislador nacional.

Los trabajadores podrán ser propietarios de la empresa si quiebra y se confirma esa situación, con un equilibrio entre pasivos y activos, respetando la legislación actual, insistió Campero al defender los cambios en el proyecto de ley.

“Obviamente la situación de quiebra, de insolvencia, de liquidación, no son fáciles de encarar y los trabajadores tendrán que tener plan de negocios, organización interna, las condiciones necesarias como para continuar con la unidad económica”, añadió.

Como cualquier otro acreedor, los acreedores sociales participarán de los concursos preventivos, de liquidación, de quiebra, en ese momento podrán participar de la propiedad transformando su acreencia social en capital de la empresa, agregó.

Publicidad


7/TENDENCIAS/carousel