Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
EFE
El presidente brasileño, Michel Temer, recibió este viernes a su homólogo chileno, Sebastián Piñera, con honores de Estado en el Palacio presidencial de Planalto y en medio de nuevas turbulencias por asuntos de corrupción que le han vuelto a salpicar.

Esas nuevas sospechas, que afectan tanto a Temer como a miembros de su familia, le llevaron a realizar un inusual pronunciamiento para "defender su honra" apenas una media hora antes de la llegada del presidente chileno.

Ese asunto, sin embargo, no llegó a empañar la ceremonia de recepción de Piñera, quien llegó desde Buenos Aires, donde ayer se reunió con el presidente argentino, Mauricio Macri.

El gobernante chileno pasó revista a un batallón de Dragones de la Independencia, guardia de honor de los mandatarios brasileños, y fue recibido por un sonriente Temer en lo alto de una rampa que conduce al interior del Palacio de Planalto, donde escucharon los himnos chileno y brasileño.

Tras la ceremonia, iniciaron una reunión privada en la que serán tratados asuntos económicos, comerciales y de integración, así como la crisis política, social y económica que aflige a Venezuela, cuyo Gobierno tiene dos duros críticos en Piñera y Temer, que en más de una ocasión han tildado de "dictador" al presidente Nicolás Maduro.

La visita de Piñera a Brasilia coincide con la llegada a la capital brasileña del opositor exalcalde de Caracas Antonio Ledezma, exiliado en España desde noviembre pasado, cuando se fugó de la casa que tenía por cárcel y huyó del país.

Aunque aún no ha sido confirmado oficialmente, fuentes cercanas a Ledezma dijeron a Efe que el exalcalde fue invitado a un almuerzo que Temer ofrecerá posteriormente a Piñera y la delegación chilena en el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería brasileña.

En lo bilateral, durante la visita de Piñera se firmarán sendos acuerdos para la protección de las inversiones mutuas y compras gubernamentales, con los que ambos Gobiernos se proponen dar más vitalidad a un comercio que, el año pasado, alcanzó la cifra de 8.500 millones de dólares, con un aumento del 22 % respecto a 2016.

La que es la primera visita de Piñera a Brasil durante el segundo mandato presidencial que inició en marzo tiene carácter de Estado, por lo que el protocolo incluye un encuentro con el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, y una reunión con la presidenta de la Corte Suprema, Carmen Lucia Antunes.