Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El ‘bote’, sitio de aislamiento y castigo en el pabellón de máxima seguridad de Palmasola denominado ‘Chonchocorito’ o PC-3, es lo que le espera a Johnny Beltrán Soto (23), uno de los dos sujetos que escapó del penal aprovechando el amotinamiento que se produjo en el área de régimen abierto el 5 de marzo.
Así lo confirmó el gobernador del reclusorio, coronel Ronald Mercado, quien indicó además que el Consejo Penitenciario deberá analizar si es pertinente su traslado a una cárcel de otro departamento como se ha hecho con otros internos peligrosos y problemáticos de Palmasola. 

Peligroso, pero estaba en PC-4

Beltrán estaba preso por matar a un taxista y por haber cometido una serie de violaciones, además de que era un ‘volteador de droga’, por lo que era conocido como el ‘terror de Yapacaní’. 
El sujeto fue capturado en diciembre de 2014; sin embargo, pese a esos antecedentes, estaba recluido en el PC-4 o régimen abierto, donde conviven internos preventivos con los sentenciados, lo que refleja el caos que aún existe en el penal y que luego de la intervención policial del 14 de marzo, las autoridades han prometido cambiar. 

El Gobierno admitió que en el penal se realizaban cobros y extorsiones denominadas ‘derecho de piso’ y ‘seguro de vida’. También se conoce, por versiones de los propios privados de libertad y de sus familiares, que existían cobros irregulares para que los reos no sean derivados a los pabellones de los presos más peligrosos y que existían ambientes que se daban en alquiler, y que todos estos cobros eran los que motivaban las pugnas de poder entre los reclusos. 

Lo hallaron ‘acampando’

Faltando un día para cumplirse un mes de su fuga, Beltrán fue hallado por la Policía escondido a orillas del río Yapacaní, en una zona denominada La Segunda. Para llegar a ese paraje, se debe recorrer una hora en vehículo por un camino de tierra desde la carretera a Yapacaní (25 km) y entrar caminando por 20 minutos, explicó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Gonzalo Medina.  
Beltrán se había provisto de artículos y alimentos para mantenerse en el monte por un tiempo prolongado, además que tenía una motocicleta para movilizarse en cualquier momento.  

Robó y planificó un atraco

Tras fugar de Palmasola, Beltrán robó una motocicleta para poder llegar hasta Yapacaní, el lugar donde mejor se desenvolvía.

Una vez allí, reorganizó a la gavilla de delincuentes que lidera (de la cual forma parte su hermano, quien está en Palmasola), y dirigió el atraco a una estación de servicio de la zona. Así fue como obtuvo dinero para comprar el camping y otros implementos, ya que planificaba seguir dando golpes para fortalecerse económicamente y salir del país. 

Queda uno por recapturar

El mismo día que Beltrán escapó, Gadiel Torrico Aguilera, condenado por el delito de portación de arma de fuego, también fugó del penal aprovechando el tumulto que se armó. Medina advirtió que las personas que lo ayuden a esconderse, pueden ser procesadas por complicidad. 

Buscan a prófugo en La Paz

En otro hecho, suscitado en La Paz, el director General de Régimen Penitenciario, Jorge López, informó que la Policía está detrás del reo que se fugó del penal de Chonchocoro el 21 de marzo, cuando era trasladado a los juzgados. “El privado de libertad Ángel Acarapi Arce, de 45 años, preso desde 2015, fugó cuando era conducido a su audiencia de juicio, imputado por el delito de asesinato", dijo.

Indagan cómo operó punto de cobros 
Tras el allanamiento de dos negocios que servían como ‘fachada’ para las extorsiones de Víctor Hugo Escobar ‘Oti’ desde Palmasola, el director de la Felcc, Gonzalo Medina, al ser consultado sobre quién dio la autorización para el funcionamiento de un negocio de Tigo Money en el penal dijo que “será parte de una segunda fase de la investigación”. 

También explicó que desde la ‘casa blanca’ que ocupaba ‘Oti’ en el penal, de manera clandestina cinco operarios realizaban los cobros de las extorsiones y a la vez realizaban estafas vía telefónica con los ‘cuentos de la maleta’, de los accidentes y de mercadería de la Aduana. 
Sobre la concubina de ‘Oti’, Lilian Aderly Ibáñez Pantoja, que fue enviada a un penal de Cochabamba por orden judicial, señaló que aún no ha sido derivada a ese departamento porque siguen apareciendo víctimas y se precisa de sus declaraciones. 

7/TENDENCIAS/carousel