Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Por medio del portavoz del Ministerio de Exteriores, Corea del Norte acusó este domingo (06.05.2018) a Estados Unidos de “provocaciones” y de “manipulación de la opinión pública”. Esto, debido a que Washington mantiene las sanciones sobre el Gobierno de Pyongyang y las “amenazas militares”, y advirtió que estas medidas no contribuirán a su desnuclearización ni a la paz en la región.

El nuevo impasse diplomático ocurre en medio de los preparativos para el primer encuentro entre los líderes de ambos países, Kim Jong-un y Donald Trump. Para Pyongyang, en Estados Unidos se entendieron “las intenciones pacíficas de la República Popular Democrática de Corea como una muestra de debilidad”. El portavoz norcoreano también llamó a EE.UU. a abordar el tema de las “amenazas militares”.

“EE.UU. afirma que no relajará sus sanciones y su presión hasta que la RPDC (siglas de República Popular Democrática de Corea, nombre oficial del país) abandone completamente su armamento nuclear, y también actúa para agravar la situación en la península desplegando activos estratégicos y con su intención de emplear el tema de los derechos humanos contra la RPDC”, acusó el portavoz.

Descarta debilidad

Asimismo, sostuvo que se busca manipular a la gente al decir que la voluntad de desnuclearizarse expresada por Pyongyang en Panmunjom “es el resultado de la presión y las sanciones”, algo que Corea del Norte descarta por completo, y considera este escenario como una “provocación deliberada” justo “en un momento en que la península coreana se mueve hacia la paz y la reconciliación gracias a la histórica cumbre Norte-Sur”.

En la Declaración de Panmunjom, ambas partes acordaron trabajar para lograr la “completa desnuclearización” de la península y se comprometieron a lograr la firma de un tratado que ponga fin al estado de guerra técnico en la región tras la Guerra de Corea (1950-1953). Kim y Trump se reunirán a finales de mayo o principios de junio. En su histórico encuentro se abordará la forma de pacificar la península coreana. Washington exige además a Pyongyang el desmantelamiento total, comprobable e irreversible de su programa atómico.

DZC (EFE, dpa)

Fuente: www.dw.com
7/TENDENCIAS/carousel