Denuncias e irregularidades pesan en gestión de Urquizu

Los tres años de la segunda gestión del gobernador de Chuquisaca, Esteban Urquizu (MAS), fue varias veces observada por políticos de la oposición, organizaciones sociales y la misma población chuquisaqueña que cumple hoy su décimo segundo día de paro cívico por Incahuasi.

Entre los puntos observados están la deficiente construcción del aeropuerto de Alcantarí, la administración de Fancesa y tráfico de influencias, entre otras denuncias que son el corolario de las polémicas elecciones subnacionales de 2015, cuando el Tribunal Electoral Departamental (TED) anuló más de nueve mil fotos del FRI para consolidar a Urquizu en la Gobernación, acción que fue observada por el propio Tribunal Supremo Electoral (TSE).

PUBLICIDAD


ELECCIONES OBSERVADAS

Los resultados de las elecciones del 29 de marzo de 2015 dieron lugar a una segunda vuelta porque ninguno de los dos candidatos más votados logró el 50% más uno de los sufragios.

En una reñida elección, el candidato del MAS, Urquizu, consiguió 116.342 votos (48.88%); cerca se ubicó la votación de Damián Condori de Chuquisaca Somos Todos (CST),, con 101.169 votos (42.51%). Sin embargo, tras 13 días de indecisión el TED dio por ganador al postulante oficialista y cerró las puertas a la segunda vuelta, ya que resolvió anular los votos del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), cuyo candidato se había retirado una semana antes de la contienda. Esto bajó el universo de votos y aumentó el porcentaje de Urquizu, quien apenas logró superar la barrera del 50%.

Con ese antecedente y calificado por sus detractores como el “gobernador trucho”, Urquizo comenzó su segunda gestión pero sin el respaldo de un importante sector de campesinos de Chuquisaca.

ALCANTARÍ

Una de las obras observadas fue la construcción del nuevo aeropuerto de Alcantarí obra que fue inaugurada en mayo de 2016 por el presidente Evo Morales pero cuatro meses después apareció con goteras en su techo que inundaron gran parte de la terminal aérea.

La obra costó más de $us 50 millones y estuvo a cargo de la empresa Convisa. La Gobernación deslindó responsabilidades y el Comité Cívico de Intereses de Chuquisaca (Codeinca) exigió las inmediatas refacciones.

FANCESA

En septiembre de 2010, el gobierno de Evo Morales mediante Decreto Supremo 0616 decidió revertir las acciones de la Fábrica Nacional de Cemento (Fancesa) a favor de la Gobernación de Chuquisaca que se convirtió en la accionista mayoritaria de la fábrica con un 33,34%, la Alcaldía de Sucre tiene otro 33,33% y la Universidad San Francisco Xavier otro 33,33%.

Sin embargo, en los ocho años de administración de la factoría los propios asambleístas chuquisaqueños calificaron en febrero pasado como “ineficiente e incapaz” al equipo comercial de Fancesa.

Según el asambleísta Eusebio Cordero, el gobernador Esteban Urquizu y al rector Eduardo Rivero, se “autonombraron jefes de venta” pero lamentó que la empresa chuquisaqueña haya perdido clientes en Villa Abecia, Muyupampa y ahora en Sucre, según reporta Correo del Sur.

“Es una pena que los empresarios no puedan comprar cemento Fancesa por burocracia y tengan que acudir a la competencia”, cuestionó y anunció que solicitará un informe de la labor de comercialización a la factoría.

TRÁFICO DE INFLUENCIAS

En octubre del año pasado, el caso de la nueva vocal del TED, Rosalía Quispe, cuñada del brazo derecho del gobernador Esteban Urquizu, según una denuncia de la oposición, reavivó la polémica sobre la existencia de supuestos casos de tráfico de puestos y clanes familiares en lo que va de la gestión del MAS en Chuquisaca.

En 2016, el excandidato a la Alcaldía Luis Ayllón acusó a Urquizu de tener varios familiares en la administración pública, algo que el Gobernador rechazó y calificó como “totalmente falso”.

Publicidad

Comparte
Síguenos en Facebook