Detenidos cinco dirigentes del ISIS en una operación conjunta de Irak y EE UU

El Gobierno iraquí anunció este jueves la captura de cinco cabecillas del Estado Islámico (ISIS, en sus siglas inglesas), en lo que supone un nuevo golpe al grupo terrorista. Entre ellos figura uno de los principales colaboradores del líder de la organización yihadista, Abu Baker al Bagdadi, que sigue escondido.


“¡(Los) cinco líderes más buscados del ISIS acaban de ser capturados!”, celebró el presidente estadounidense, Donald Trump, en su cuenta de Twitter, en referencia a la operación coordinada por las agencias de inteligencia iraquí y estadounidense que consiguió arrestarlos. Cuatro de los detenidos son iraquíes y el restante es sirio.

El origen de la operación está en la detención en febrero en Turquía de Ismail Alwaan al Ithawi, también conocido como Abu Zeid al Iraqi y considerado muy cercano a Al Bagdadi. El detenido, que se encargaba de realizar transferencias bancarias a las cuentas del ISIS en diferentes países, fue posteriormente entregado a las autoridades iraquíes.

Una vez tuvieron acceso al teléfono móvil de Al Ithawi, agentes iraquíes usaron un servicio de mensajería en el aparato para engañar a otros cuatro dirigentes del ISIS en Siria y alentarlos a cruzar a Irak, donde fueron detenidos, según explicó a la agencia Reuters el asesor de seguridad nacional del Gobierno iraquí, Hisham al Hashimi. La detención de Al Ithawi también permitió a agentes de inteligencia estadounidenses e iraquíes descubrir nuevas cuentas bancarias del ISIS y códigos secretos de comunicación.

Saddam al Jammel, un sirio que había sido jefe territorial del ISIS en Deir es Zoor (este de Siria) y Abu Abdel al Haq, antiguo jefe de seguridad interna del grupo, son dos de los detenidos. Los otros son Omar al Karbouli y Essam al Zawbai, comandantes territoriales del grupo. Los arrestos se llevaron a cabo en cooperación con los soldados norteamericanos presentes en ambos lados de la frontera entre Irak y Siria.

El asesor de seguridad iraquí describió la operación como una clara advertencia de que “se está estrechando el cerco” a Al Bagdadi, que en 2014 proclamó el califato del ISIS en la ciudad iraquí de Mosul y que, según Reuters, se cree que está escondido en la zona fronteriza entre Irak y Siria.

El grupo yihadista ha perdido todos sus dominios en ambos países fruto de la campaña militar liderada por EE UU desde al aire y apoyada por fuerzas locales sobre el terreno. Trump ha manifestado su deseo de retirar las 2.000 tropas estadounidenses en Siria, lo que también puede allanar el camino para la salida de los alrededor de 5.000 efectivos en Irak.

Comparte
Síguenos en Facebook