Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Iván Canelas no midió bien sus palabras. “Aquí en Cochabamba, hermanos, en todo el departamento, nosotros le hemos dicho al hermano presidente Sí al F-25. De manera que no vamos a pensar en que algún cruceño venga aquí a gritar ‘Bolivia dijo No’, nosotros vamos a gritar Bolivia dijo Sí, Cochabamba vaya Sí”, dijo ayer el gobernador masista de Cochabamba en un acto en Punata; luego complementó diciendo lo siguiente: “No se dejen sorprender por extraños que vienen a tratar de dañar y afectar a los juegos”.

Con esos dichos, Canelas desató ayer el repudio de sectores cívicos y políticos de Santa Cruz a tal punto que el Comité pro Santa Cruz exigió que lo procesen por aludir como “extraños” a los cruceños, mientras que el gobernador cruceño, Rubén Costas, eligió la ironía para hacer su reproche.

Canelas no adivinó las consecuencias de aludir a la activista María Anelín Suárez, quien fue obligada el sábado a cubrir su polera porque llevaba lemas que pedían el respeto al voto del referéndum del 21 de febrero de 2016 (21-F), en plena inauguración de los Juegos Suramericanos 2018.

Mediante la carta a EL DEBER, Canelas precisó: “La primera puntualización es que en ningún momento me refería a la colectividad cruceña en su conjunto”. Aseveró que “el pueblo cruceño le merece el más amplio respeto por su contribución” al desarrollo del país.

El gobernador aclaró sus dichos y dijo que en realidad se quiso referir a unos activistas que “llegaron de Santa Cruz a Cochabamba, como lo han reconocido en entrevistas en medios de comunicación (…) con la misión específica de empañar la fiesta que es de los bolivianos en general”, y de los cochabambinos en particular.Antes de finalizar, Canelas resaltó que es un ferviente admirador del pueblo cruceño “y que de ninguna manera pasa por mi mente emitir criterios que vayan en contra de ese sentimiento”.

PUBLICIDAD


Pero ya era tarde. El Comité pro Santa Cruz ya había emitido un comunicado duro para responder al discurso de Canelas: “No permitiremos que ninguna persona menoscabe al pueblo cruceño ni conculque su derecho de expresarse. Exigimos al director nacional de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación el inicio de una acción penal correspondiente, por esa actitud prepotente, abusiva y discriminatoria contra una mujer y todo el pueblo cruceño”. El documento señala que, caso contrario, el Comité se reserva el derecho de iniciar las acciones legales correspondientes.

Leoncio Gutiérrez, el director aludido por el Comité Cívico y que depende del Viceministerio de Descolonización, evitó sacar conclusiones respecto al repudio de los cruceños. Es más, casi lo disculpó. “La ley es para todos. (Las de Canelas) son declaraciones de momento, llenas de euforia, pero hay que esperar que el gobernador haga las aclaraciones: ¿qué quiso decir? De lo contrario estaríamos en un desequilibrio. Estimamos que fue un lapsus”, dijo.Para el final de la tarde, una lluvia de críticas ya había caído sobre Canelas en las redes sociales. Le dijeron de todo: “Racista”, “discriminador”, “odiador”.En ese contexto, el gobernador Rubén Costas expresó que, al parecer, su homólogo cochabambino escuchó a una solista. “Yo escuché un coro de miles de voces (sic)”, escribió en Twitter, para aclarar que no solo la activista María Anelín Suárez hizo suya la consigna de Bolivia dijo No, sino que fueron muchas personas. Suárez, la aludida, señaló: “Las autoridades me dan pena, me dan tristeza por la calidad de espíritu que muestran quienes están en el poder. Se nota que se les cayó la máscara”.Lamentó que el hecho de que la gente gritara al presidente hubiese causado tanta ira en el Gobierno. “No pudieron aceptar que una cruceña viaje a Cochabamba para llevar un mensaje de unidad nacional. No necesitamos pedir permiso a nadie para expresarnos, eso le debe quedar claro al gobernador Canelas”, respondió ella.El alcalde suspendido de Cochabamba, José María Leyes, pidió, a través de su cuenta de Twitter, “disculpas a Bolivia y a Sudamérica por esas racistas y discriminatorias declaraciones del gobernador Canelas. Cochabamba es la ciudad de todos, y todos son bienvenidos a visitar, quedarse y opinar en nuestra Llajta”.

Desde el otro lado de la vereda, el dirigente de los cocaleros del trópico de Cochabamba, Leonardo Loza, declaró personas no gratas a quienes hicieron “política” en la inauguración de los juegos. Así, la polémica se extendió por las redes y desde distintos sectores.

En la jornada

Canelas

En otra parte de su misiva a EL DEBER, dijo que los espacios de discusión y debate sobre escenarios políticos son otros y no precisamente los deportivos, como los juegos.

Causa

Complementó que esto se acentúa porque los ojos del mundo están puestos en Bolivia, “las disputas políticas que pueden existir deben ser abordadas en otros niveles”.

Acción

La misiva llegó anoche a este medio de comunicación.

PUBLICIDAD

7/TENDENCIAS/carousel