Es maestra y tuvo un hijo con un alumno de 14 años: la justicia la exoneró y celebró la suerte del menor

La Justicia de Mendoza consideró que la relación era consentida. El fiscal del caso ironizó sobre la oportunidad que tuvo el adolescente para acostarse con una mujer mayor.


Si a una productora se le ocurriera usar el siguiente libreto para una novela, probablemente estaría entre los grandes culebrones del año. En Mendoza, una maestra de 23 años mantuvo una relación con un alumno de 14 y ambos tuvieron un hijo. Sin embargo, la Justicia la exoneró por la denuncia de abuso sexual que se le levantó en su contra y felicitaron al muchacho por haberse acostado con una mujer mayor que él .

La historia entre los dos implicados nace del conocimiento entre las familias de ambos. Los padres del menor conocían a los de la mujer y les preguntaron si su hija podía darle clases particulares al adolescente. Entre lección y lección el vínculo entre ambos se afianzó hasta que se consumó el acto sexual.

Tras nueve meses de embarazo la mujer que hoy tiene 26 años dio a luz a una niña y se instaló en la casa de su alumno, hasta que se separaron. La relación se quebró y la mujer abandonó el domicilio para vivir con otro hombre y allí fue denunciada por delito sexual contra un menor de edad.

El caso llegó a la Justicia de Mendoza, que determinó que el adolescente era “maduro sexualmente” y aseguraron que todo se trató de una relación “consentida con el aval de parte de la familia del adolescente”, que ahora actuaba por “despecho” ante el abandono que la mujer le había hecho a su hijo.

“Los adolescentes de entre 13 y 16 años pueden prestar consentimiento siempre y cuando no exista aprovechamiento por parte del mayor (articulo 120). Acá pudimos comprobar que había madurez sexual del adolescente”, explicó el juez Armando Martínez, quien le dio el aval al fiscal de Cámara, Oscar Sívori, para absolver a la maestra.

“Pude observar que no había aprovechamiento de la inmadurez. Hubo un enamoramiento del chico. Él se lo había contado a un familiar, al abuelo, que lo había incitado a seguir y le dijo aprovechá es una cuestión de hombres (acostarse con la maestra)”, agregó el fiscal sobre las pericias que se le realizaron al menor en cámara Gesell.

El caso comenzó hace un año y medio y se resolvió recién esta semana. En aquel momento la mujer quedó detenida y procesada por estupro, que tiene una pena de entre 3 y 6 años de cárcel. Sin embargo, al poco tiempo de estar en prisión, le dieron arresto domiciliario porque estaba embarazada de su segundo hijo y aún no había sentencia.

“Entendí que fue una joven que se equivocó”, reflexionó el fiscal y hasta felicitó al menor por haber tenido sexo con una mujer mayor que él: “¡Después de que al adolescente le permitieron concretar una relación con alguien 8 o 9 años mayor, la responsable es la mujer!”.

Fuente: Mitre
Comparte
Síguenos en Facebook