Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Un pequeño país en el Cuerno de África, Yibuti, se ha convertido en escenario de la sorda rivalidad entre dos superpotencias, Estados Unidos y China. El Pentágono se ha quejado formalmente ante Pekín por, supuestamente, apuntar con láser y causar heridas leves a pilotos de la fuerza aérea estadounidense en la zona en una serie de incidentes registrados en las últimas semanas.

Los dos países cuentan con bases militares en este país del tamaño de la Comunidad Valenciana y en enclavado en un lugar estratégico a la entrada del mar Rojo, por donde circula el tráfico marítimo que atraviesa el canal de Suez y con vecinos conflictivos como Somalia y Yemen.
Google Maps

La portavoz del Departamento de Defensa norteamericano, Dana White, aseguró este jueves a los periodistas que se trata de «incidentes muy graves» y que ponen en «verdadero riesgo» a sus pilotos, por lo que EE.UU. ha solicitado a China que los investiguen. Los estadounidenses están convencidos de que los láseres han sido dirigidos por ciudadanos chinos y que en las últimas semanas se han producido algo menos de una decena de estos episodios, sin que la intención esté clara.

Un funcionario norteamericano ha señalado bajo anonimato que en un incidente el mes pasado dos pilotos de un C-130 surieron daños menores en la vista, informa Reuters. Esta fuente indicó que en varias ocasiones láseres militares han apuntado a la aviación estadounidense.

China niega las acusaciones de EE.UU.

El Ministerio de Defensa de China ha tachado de falsas las acusaciones en un breve comunicado. «Ya hemos refutado las críticas infundadas por conductos oficiales. La parte china se atiene firme y estrictamente al Derecho internacional y a las leyes del país, y está comprometida con proteger la seguridad y la estabilidad regional», sostiene.

Una portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying ha asegurado que el gobierno de Pekín había llevado a cabo «comprobaciones rigurosas» y que las acusaciones norteamericanas carecían de fundamento.

Estados Unidos cuenta en Yibuti con la base permanente de Camp Lemonnier en el aeropuerto internacional de la capital, desde donde lleva a cabo operaciones antiterroristas en el este de África y Yemen. China, por su parte, abrió en 2017 su base militar a solo unos kilómetros de la norteamericana, la primera que Pekín abrió en el extranjero.

España desplazó a Yitubi un avión de vigilancia marítima del destacamento Orión en el marco de la operación Atalanta.


7/TENDENCIAS/carousel