Estudio sugiere que las comidas a domicilio podrían reducir las visitas a salas de urgencias

(Archivo)
Entregar comidas a personas enfermas y vulnerables podría ser una manera simple de reducir las visitas a la sala de emergencias y las hospitalizaciones, frenando algunos de los tipos más costosos de atención médica, según un nuevo estudio de Health Affairs.

Las personas mayores de bajos ingresos o discapacitadas que recibieron comida a domicilio -particularmente las comidas diseñadas por un dietista para las necesidades médicas específicas de esa persona-tuvieron menos visitas a urgencias y menores gastos médicos que un grupo similar de personas que no recibieron estas entregas de comida.

“Este es un excelente estudio realmente señala, una vez más, cuán importante es llevar comida a las personas”, comentó Craig Gundersen, profesor de estrategia agrícola en la Universidad de Illinois, que no participó en el estudio. “La respuesta de algunas personas es que elevará el presupuesto federal. Pero, por otro lado, tenemos que mirar los ahorros de costos asociados con esto, a través de reducciones no triviales en los costos de la asistencia médica de nuestro país“.

Cada vez hay más pruebas de que las fuerzas que dan forma a la salud no son solo el acceso a medicamentos, visitas al médico o cirugías, sino factores como los vecindarios donde viven las personas, la seguridad económica y el acceso a la vivienda o el transporte. Estos factores sociales que contribuyen poderosamente a la salud de las personas no se han visto tradicionalmente como parte del sistema médico, pero son un área de interés creciente para las compañías de seguros de salud interesadas en contener los costos. Las personas que carecen de un acceso confiable a los alimentos son responsables de USD 77,500 millones al año en exceso de gastos de atención médica, de acuerdo con un análisis.

El estudio reunió a sus participantes de Commonwealth Care Alliance, un plan de salud comunitario sin fines de lucro en Massachusetts que brinda cobertura a las personas que son elegibles tanto para el Medicaid como para el Medicare. Las personas que califican para ambos programas tienden a ser pobres, con problemas de salud complicados, y el plan de salud ofrece la inscripción en un programa regular de comida a domicilio o uno que se adapta a las necesidades dietéticas específicas del paciente.

Las personas que recibieron comidas a domicilio vieron una reducción menor en las visitas a la sala de emergencias.

“Sabemos que las personas, cuando enfrentan la inseguridad alimentaria, a menudo hacen muchas concesiones. ¿Pago mi comida? ¿Pago mi medicina?“, comenta Seth Berkowitz, profesor asistente de medicina en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, quien dirigió el trabajo. “No saber de dónde viene su próxima comida es estresante. Puede ser difícil controlar su enfermedad crónica cuando se está preocupando por eso”.

A diferencia de un ensayo médico estándar, en el que las personas se habrían asignado al azar en grupos que recibieron las comidas o no, los investigadores crearon grupos de comparación que coincidían estrechamente con las condiciones demográficas y de salud de las personas que recibieron las comidas. Esa es una limitación importante del estudio, ya que es posible que los que recibieron comidas tuvieran otras características que explican el menor uso de servicios de emergencia y hospitalarios.

Si bien no prueba que las comidas fueron la causa de la disminución de la dependencia en la sala de emergencias, el estudio proporciona una sugerencia tentadora de que proporcionar comidas podría ayudar a las personas a evitar costosas atenciones médicas. Las personas que recibieron una dieta médica a medida gastaron USD 220 menos por mes que el grupo de comparación. Quienes recibieron comidas en casa ahorraron USD 10 al mes.

“Es un momento emocionante para hacer este tipo de trabajos, porque creo que la gente se está dando cuenta de que esta es una frontera que deberíamos examinar”, argumentó Berkowitz. “No quiero exagerar esto o decir que va a resolver nuestros problemas, pero esto ha sido subestimado durante mucho tiempo“, justificó.

Fuente: infobae.com
Comparte
Síguenos en Facebook