Gobierno detecta 112 pasos por donde se filtra el contrabando desde Chile

Los primeros datos del Viceministerio de Lucha contra el Contrabando revelan que en los 700 kilómetros de frontera con Chile hay 112 pasos ilegales por donde se filtran los contrabandistas generando un daño económico al país de $us 350 millones al año.


Así lo indicó Gonzalo Rodríguez, viceministro de Lucha contra el Contrabando, que explicó que la labor del nuevo viceministerio será más de índole operativa y que el objetivo central es frenar los ilícitos en la frontera.

Rodríguez sostuvo que se conoce cómo operan los contrabandistas y como ejemplo detalló que del lado chileno, al norte, hay una localidad llamada Cantimira donde llegan vehículos cargados con mercadería legalmente comprada en suelo chileno y que cruzan hacia Pisigas, donde cada día unos 40 camiones cargan esos productos y aprovechan la noche para cruzar por uno de los 112 pasos ilegales que hay en el país para llegar a La Paz, Oruro o Potosí.

“Entonces para hacer frente a estos ilícitos es necesario tener un buen sistema de comunicación, apoyo lógístico, una unidad operativa y una adecuada reserva”, precisó Rodríguez.

La autoridad aclaró que para sentar presencia en la frontera con Chile no se van a crear cuarteles, sino puestos militares de avanzada y que la clave será brindar las condiciones mínimas para que los efectivos militares puedan desempeñar sus controles, ya que en esas zonas alejadas no hay ni agua, por lo que, para Rodríguez, será fundamental trabajar con las comunidades fronterizas y hacerles entender que el contrabando es una actividad que daña la economía del país y que su protección será castigada con la cárcel.

En la frontera

Para la Cámara Agropecuria del Oriente (CAO) es una buena noticia que el contrabando se lo combata en la frontera y no se lo quiera hacer en los mercados de las ciudades cuando el producto ya es comercializado al consumidor final.

Mientras que para Javier Challapa, presidente de la Federación de Micro y Pequeños Empresarios (Fedemype), es de vital importancia lograr que la ropa usada que ingresa de contrabando sea frenada en la frontera y que no llegue a las distintas ferias del país.

“La ropa usada está matando la poca iniciativa textil que hay en el país, por lo que escuchar que habrá un brazo operativo de la Aduana más equipado y con un mandato político de frenar el contrabando en la frontera es algo muy positivo que nos llena de esperanza”, señaló Challapa.

Desde la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb) destacaron el interés del Gobierno de mejorar los controles y de destinar mayores recursos para que el personal a cargo de evitar el ingreso de mercadería ilegal tenga las condiciones necesarias para hacer frente a los que se dedican a esta actividad, quienes en muchos casos están mejor equipados.

Comparte
Síguenos en Facebook