La AFA da consejos a los periodistas argentinos para ligar con mujeres rusas

"Las chicas rusas no les gusta que las vean como objetos", "ponen mucha atención si eres limpio, hueles bien y vas bien vestido" y "odian los hombres aburridos", decía el manual de idioma y cultura rusa distribuido este martes por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) a unos 40 periodistas deportivos. Al hojear el material, los alumnos inscritos al taller encontraron una sección titulada "Qué hacer para tener alguna oportunidad con una chica rusa". Entre sorprendidos e indignados, algunos subieron el tutorial machista a las redes sociales y se convirtió en un escándalo. Desde la AFA confirmaron a este diario que el polémico material existió, pero aseguran que fue retirado de circulación hace días por el departamento de Educación y nunca llegó a manos de alumnos. Según su versión, el manual fue redactado por "un tercero ajeno a la AFA que vivió muchos años en Rusia".


Entre los consejos del cuadernillo viralizado puede leerse "trata a la mujer que está frente a ti como alguien de valor, con sus propias ideas y deseos", "pon atención a sus valores y personalidad" y "no hagas estúpidas preguntas sobre sexo". "Normalmente las mujeres rusas ponen atención en cosas importantes, pero por supuesto encontrarás chicas que sólo ponen atención en las cosas materiales, en el dinero, si eres guapo, tú dime. No te preocupes, existen muchas mujeres bonitas en Rusia y no todas son buenas para ti. Sé selectivo", es otra de las recomendaciones.

"El fútbol es recontramachista, pero algo tan burdo en un ámbito institucional nunca lo vi", dice a EL PAÍS el periodista Nacho Catullo, el primero en tuitear el contenido del manual, que en un par de horas fue replicado por más de 2.000 personas. De los cerca 40 periodistas que asistieron al taller había sólo tres mujeres, pero eso no impidió a muchos de sus colegas varones les chocase encontrar un contenido "anticuado y de mal gusto", en palabras de Catullo.


Nerviosa ante la catarata de críticas, la AFA retiró los cuadernillos en mitad del curso y los devolvió con esa página arrancada, según los asistentes. Pero ya era tarde. El profesor se excusó y dijo que su objetivo había sido hacer la clase "más amena", según Leonardo Paradizo, otro de los alumnos del taller de tres horas impartido en la sede de la institución en Buenos Aires. Los consejos no fueron redactados por el profesor sino extraídos del blog Amar está en ruso, tal y como descubrieron los internautas.

Comparte
Síguenos en Facebook