Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El 24 de abril, la Armada Boliviana inauguró su Centro de Estudios Estratégicos  con el propósito de realizar investigaciones y crear una propuesta de “estrategia pos-Haya”. La fecha no fue cualquiera.

Ese día se cumplió cinco años de la presentación de la demanda  ante la  Corte Internacional de Justicia, litigio del que se espera un fallo  para fines de este año  o principios de 2019. 

La sentencia  de La Haya    marcará un antes y un después. En ese marco, los militares  asumen acciones   de cara a esa etapa y anunciaron  estudios  para plantear alternativas de salidas,  tanto  al Pacífico como  al Atlántico. Se barajan al menos cinco: la ruta Mamoré-Amazonas, hidrovía Paraguay-Paraná, Ilo, un enclave y un puente aéreo. 

Este año también  el Estado Mayor reactivó las tareas de su   Centro de Investigación y Estudios Estratégicos Nacionales. “El Centro toma relevancia por la coyuntura. En marzo, antes de los alegatos, realizamos un seminario apuntando a la conciencia marítima pos-Haya, lo que nos dará más elementos para presentar una propuesta al Comando en Jefe, que a su vez lo llevará ante el Gobierno”, dijo el almirante Juan Enrique Besares, director del Centro de Investigación y Estudios del Estado Mayor.

Explicó que este Centro se desprende de la Escuela de Altos Estudios, donde los cursantes estudian  opciones de salida al mar como parte de su tesis. Los mejores proyectos serán “transferidos” al Centro y se espera alistar un informe para el Gobierno; además que los integrantes   realizarán  sus propias investigaciones. 

El análisis de las posibilidades, pos fallo de La Haya,  ya es encarado por los militares de ambos centros de estudios,  que evalúan dos alternativas hacia el Atlántico y tres al Pacífico.

“Por eso se están haciendo los seminarios, uno de ellos fue orientado a la hidrovía Paraguay-Paraná. Hay cosas que se está haciendo y tienen relación  con el trabajo que estamos haciendo y tienen relación con lo que la Armada pretende hacer”, explicó el capitán DAEN, Julio César Lima Sandalio, director en Centro de la Armada.

Salidas al Atlántico

La primera alternativa apunta hacia el océano Atlántico y es la ruta Mamoré-Amazonas. El trayecto planteado  inicia en Iquique (Chile), pasa por La Paz (Bolivia) y  va hacia el norte en su paso por el río Mamoré hasta llegar a la Amazonia boliviana. “Se trata de salir de Iquique, cruzar nuestro territorio y llegar al noroeste de Pando”, explicó el general Luis Alcázar, experto en tema marítimo e integrante  del Centro de la Armada.

Un estudio de 2016, del Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento, instancia conformada por ministros del área de planeamiento de los países  de Unasur,  plantea habilitar un corredor de integración nacional e internacional desde el río Mamoré   hasta un punto  del  noroeste de la Amazonia boliviana. El corredor propuesto incluye el desarrollo de transporte fluvial y carretero.

La consolidación de la hidrovía Paraguay-Paraná es otra ruta  que se analizará en el Centro de la Armada. Aquel  sistema es impulsado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia, pero especialistas señalaron ya que para consolidar el acceso boliviano  se necesita agilizar el dragado del tramo que corresponde al país,   consolidar  Puerto Busch, entre otras cosas.   

Alcázar  explicó que la propuesta de la  ruta consiste  en una vía que parte de  Calama (Chile), sigue por Cochabamba, Santa Cruz, hasta Puerto Suárez.

 El 25 de abril se desarrolló una  conferencia en la   que se analizó  esta hidrovía.  El comandante en Jefe de la Armada, Gustavo Arce, explicó: “Es lo más real que tenemos y con un poco de orientación técnica es algo que analizaremos. Es una vía de comercio”.

Esa “orientación técnica” vino de la Universidad Federal de Paraná, Brasil, cuyos docentes del Instituto Tecnológico participaron en el  seminario. “Es importante la integración de Brasil-Bolivia. Estamos en un mundo globalizado, se necesita buscar la mayor eficiencia y potenciar el comercio exterior boliviano”, dijo Eduardo Ratton, profesor de esa casa de estudios.  

Dos salidas al Pacífico

Un enclave, ya sea en el norte o sur de Iquique (Chile) es una alternativa que también se analiza, pero sin soberanía, explicó Alcázar.  

“Si nos cedieran el enclave por el norte, necesitaríamos la autorización de Perú por el Tratado de 1929”, afirmó.  Pero si el enclave va por el sur, no se requiere del ‘permiso’ peruano, dado que el territorio eventualmente cedido no se enmarcaría dentro del  Tratado –y protocolo complementario–  que firmaron   Perú y Chile, y   que puso fin a la controversia por  Tacna y Arica. 

Ilo (Perú) es otra alternativa planteada  para no sólo lograr una salida alternativa, sino también para integrar el Pacífico con el Atlántico. “Hay que trabajar de manera técnica para ver si es una opción desde el punto de vista de costos de transporte, de distancia y de desarrollo de infraestructura, porque se va a necesitar una estructura eficiente”, sostuvo el excanciller Javier Murillo.

Agregó que en la medida de que haya una infraestructura desarrollada, que pueda competir en costos y  facilidades, una salida por Ilo sería una alternativa propicia.  “Es una opción estratégica,  esto se aparta del objetivo que es la demanda principal de Bolivia, que es contar con un puerto propio y soberano, que es en el Océano Pacífico”, manifestó. 

El 28 de abril se inauguró el Centro Binacional de Atención en Frontera en Desaguadero, que beneficiará a Bolivia y Perú. Esa fue la oportunidad para que ambos gobiernos hablen sobre el tema de  Ilo. Según el ministro de Economía, Mario Guillén, con esta ruta se busca no depender de Chile para el comercio exterior. 

 Alcázar espera proponer  a los miembros del Centro de Estudios de la Armada la opción de “un puente aéreo”. El planteamiento consiste en la construcción del “Puente A”, para lo cual Chile debería ceder un corredor terrestre al sur de Iquique. En una determinada parte de la ruta, el corredor “se elevaría” para convertirse en un puente aéreo y de esa forma evitar que se interrumpa el tránsito Chile-Perú.

El almirante Juan Enrique Besares, director del Centro de Investigación y Estudios del Estado Mayor, indicó que  cuatro de estas cinco alternativas (menos el “Puente A”) serán estudiadas. Acotó que se evaluarán preliminarmente estas propuestas, “pero es posible que en el camino surjan más”.  “Nunca perdamos la esperanza de una salida al Pacífico”, expresó.

Lima, por su parte, añadió que si bien no hay  un plazo definido para analizar estas salidas, las mismas serán tomadas en cuenta en el Centro de la Armada.

Esta semana se realizó la primera reunión oficial de este Centro y el trabajo de los militares ha iniciado.

PUBLICIDAD