Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
A medida que pasan los días, salen a la luz más testimonios y videos que dan cuenta de la muerte del universitario Jhonatan Quispe. Ayer, la abogada de la familia, Paola Barriga, señaló que una testigo aseguró haber visto ingresar ya herido al estudiante de Comunicación Social al domicilio donde finalmente falleció. Asimismo, un nuevo video muestra que unos 10 policías pasaron en cinco motos por el lugar de los hechos y no escucharon las llamadas de auxilio de las personas que pedían ayuda para llevar a Quispe a un centro de salud.

En este contexto, las víctimas señalaron, según la abogada, que tiene miedo de declarar ante la Policía y que sólo lo harán en la UPEA, ante las “amenazas” del ministro de Gobierno, Carlos Romero, de procesar a quienes se opongan a la tesis que difundió la Policía. Esta hipótesis señala que la canica que mató al estudiante salió de un petardo y fue disparada por los mismos manifestantes.

Sin embargo, esta teoría cayó ayer tras las pericias de la Fiscalía, que señalaron que el disparo se hizo a una distancia mayor a 60 centímetros y que no se hallaron rastros de pólvora.

Romero, ayer, evitó dar declaraciones sobre el caso. “Yo voy a esperar que continúen los procedimientos antes de pronunciarme”, declaró el Ministro al portal Urgentebo.com.

En tanto, las protestas de estudiantes de la UPEA continuaron ayer con bloqueos en la avenida Juan Pablo II, además de un piquete de huelga de hambre que se instaló en la Central Obrera Regional (COR) de El Alto. Dos estudiantes, dos docentes y un administrativo iniciaron esta medida exigiendo al Gobierno que atienda la petición de más presupuesto y que se aclare la muerte de Quispe.

En la tarde, el Ministerio de Economía citó a la UPEA a dialogar sobre los recursos, pero la universidad declinó asistir porque —aseguraron— sólo hablarán con el presidente Evo Morales. El Gobierno aclaró que el tema de Quispe está en la Fiscalía y que no será parte de las negociaciones.

En tanto, el comandante de la Policía, Alfonso Mendoza, dijo que los testigos de la muerte del estudiante gozarán de la “protección necesaria” y garantizó sus declaraciones.

Los videos señalan que 24 personas —19 mujeres y cinco varones— entraron al domicilio donde murió Quispe luego de la última vez que se le vio con vida.

LA POLICÍA DICE QUE HABRÁ “NOVEDADES”

A una semana de la muerte del universitario Jonathan Quispe Vila en El Alto, el comandante de la Policía, general Faustino Mendoza, anunció que en las próximas horas habrá “muy buenas novedades” sobre el curso de la investigación.

La autoridad policial apuntó que se están procesando todos los detalles de la investigación, que es objetiva, técnica e imparcial, y se podrá conocer la verdad histórica de los hechos, según dijo.

ROMERO LANZÓ LA TEORÍA DEL PETARDO

El viernes 25 de mayo, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, sostuvo que la canica fue disparada por un petardo manipulado por los propios movilizados, desde Incluso un puente a la altura de la Cruz Papal, El Alto.

Videos muestran que el universitario ingresa a un domicilio, alejado de la Cruz Papal, junto a varios de sus compañeros para huir de gases lacrimógenos que disparan los policías, poco después es sacado sin vida.

EJECUTIVO DICE QUE CAMBIO DE VERSIONES ES NORMAL

Wilson Aguilar

Autoridades gubernamentales señalan que no hay contradicciones entre las posturas que plantean el Ministerio de Gobierno y el Ministerio Público sobre la forma en que murió el estudiante Jonathan Quispe, que fue por una canica. Ahora, lo que se tiene que identificar es el objeto con el que se disparó la misma. En todo caso, son hipótesis que se manejan y que la del petardo fue una y que ahora se sigue otra.

“Se está investigando esto, los propios investigadores lanzan hipótesis y el propio curso de la investigación va descartando esas hipótesis y eso es lo que se está haciendo”, refirió el ministro de Defensa, Javier Zavaleta.

Respecto a “ciertas diferencias entre el titular de Gobierno, Carlos Romero, y el fiscal general, Ramiro Guerrero”, aseguró que en este tipo de situaciones no se contemplan temas personales y que lo se busca es dar con los hechos de la forma “más transparente posible” y que producto de ello es que se informando a los medios a través de los medios, las hipótesis que se manejan.

“En cualquier investigación se desarrollan las hipótesis y ese no es un tema personal ni político ni agravios, desagravios contra nadie; en cualquier investigación surgen hipótesis y la propia investigación te va descartando hipótesis y van haciendo otras hipótesis; pero esos son asuntos técnicos de investigación”, afirmó.

Justificó el cambio de los supuestos al sostener que a medida que avanza la investigación hay elementos que surgen y cambian las hipótesis.

7/TENDENCIAS/carousel