Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Las arcas de los bancos mexicanos han sufrido un golpe millonario. Un grupo de hackers han robado varios millones de pesos en una operación que bien podría ser un guion de la televisión o el cine. Los atracadores obtuvieron entre 300 y 400 millones de pesos mexicanos (de 15 a 20 millones de dólares) por medio de los sistemas de banca en línea de instituciones como Banorte —el segundo banco más grande del país— y Banco del Bajío. El hurto habría ocurrido el último fin de semana de abril, lo que obligó a una reestructuración del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), operado por el Banco de México, que ha demorado las operaciones bancarias en todo el país durante las últimas semanas.


Los hackers entraron a los sistemas de los bancos para realizar transferencias de dinero a cuentas fantasma, según refirieron fuentes de la investigación a Reuters. Cientos de movimientos llevaron el dinero hacia otras instituciones financieras en donde los atracadores retiraron el dinero en efectivo sin dejar rastro. La sospecha de que los atracadores contaron con la ayuda de trabajadores del mismo sistema bancario domina en las investigaciones, dado que los retiros en efectivo se hicieron por miles de pesos sin levantar sospechas. El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, ha confirmado que el ciberataque ocurrió aunque no ha certificado el monto del atraco. 

El atraco podría involucrar a cinco bancos, según ha informado la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), aunque solo dos de ellos lo han reconocido públicamente. Ambos bancos han asegurado que ningún cuentahabiente ha sido afectado por el atraco. “Lo importante es que los usuarios tengan la seguridad de que su dinero está seguro. El dinero de los usuarios no está perdido. Es una obligación del banco cuidar de ese dinero”, ha dicho Mario Di Constanzo, presidente de la Condusef, en la radio mexicana.

El 27 de abril las transferencias electrónicas de los bancos se volvieron lentas. Siendo viernes y fin de mes, varios mexicanos esperaban el pago de sus salarios por lo que algunos usuarios comenzaron a denunciar las irregularidades. El Banco de México fue el primero en notar que existían varios movimientos extraños en las transferencias bancarias a través de SPEI. En México, el banco central ha utilizado y ha desarrollado esta plataforma para homogeneizar las transacciones electrónicas con todas las instituciones bancarias del país. Al notar las irregularidades, el Banco de México ordenó el cierre del sistema.

La mayoría de los bancos mexicanos tienen contratados proveedores para enlazar y operar el sistema SPEI del Banco de México con sus plataformas de servicios en línea. Desde el banco central han señalado que las transferencias sospechosas ocurrieron en ese eslabón. El cierre del sistema obligó a los bancos a conectarse directamente a SPEI y a dejar fuera a los intermediarios. En un plan de contingencia, el Banco de México comenzó a migrar las conexiones electrónicas con las instituciones bancarias para evitar los extraños movimientos bancarios. Allí comenzó la ralentización de todas las operaciones bancarias en México.

"La infraestructura de pagos y el SPEI se han mantenido en operación y han seguido procesando los millones de transferencias que se generan de manera ordinaria cada día", ha explicado el Banco de México, en un comunicado. El banco central ha pedido a las instituciones financieras reforzar sus sistemas de seguridad para evitar vulnerabilidad en el sistema bancario. En 2017, los mexicanos hicieron 480 millones de operaciones electrónicas a través de SPEI por un monto de 270 billones de pesos, según datos de la Asociación de Bancos de México (ABM). 

La Condusef ha señalado que al menos 20 instituciones financieras han sido afectadas por el plan de contingencia del Banco de México, pero que el dinero de los cuentahabientes está seguro. Por su parte, el Banco de México ha confirmado que el sistema SPEI no ha sido afectado por los atracadores. Este domingo, Banamex —la cuarta institución financiera de México— mostró irregularidades en sus sistemas de pago en servicios de débito. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) confirmó que la falla ocurrió en el hardware del banco y descartó que estuviera relacionada con el sistema de pagos electrónicos o los hurtos. “Se mantendrá el esquema de operación alterna hasta que se implementen las soluciones correspondientes”, ha señalado la Comisión en un comunicado.

7/TENDENCIAS/carousel