Inglaterra: Una mujer con fobia a las arañas pidió comida a domicilio con el objetivo de que el repartidor la salvara

A veces, las entregas a domicilio de los restaurantes no sirven únicamente comida.

Demi Sweeney, que vive en Inglaterra, hizo volar su creatividad cuando, hace unos días, apareció ante sus ojos unos de sus peores pesadillas: una araña. Sweeney tiene una gran fobia a los arácnidos y regularmente tiene problemas de sueño solo de pensar en estos animalitos de ocho patas.

Así que cuando vio uno de esos en su casa, esa especie medía aproximadamente 2.50 centímetros, llamó a una amiga con un ataque de pánico.

Sus compañeras de apartamento no estaban ahí. Tampoco tenía a ninguno de sus amigos cerca ya que es el final de año académico en la , y todos estaban ocupados estudiando o ya se habían ido para las vacaciones de verano.

La amiga con la que estaba hablando por teléfono le sugirió que ordenara comida a domicilio para ver si el repartidor podía encargarse de la araña.

Ella pensó que era una idea brillante, ¿pero funcionaría?

“Hola (suena estúpido pero tengo una pregunta seria)”, escribió Sweeney, de 22 años, al personal de servicio al cliente de Deliveroo. “Tengo una gran fobia a las arañas”, dejó ir.

Luego preguntó lo que esperaba saber: si pedía comida, ¿el conductor se desharía de ella?

“Sin duda puedes hacer esa petición”, respondió el representante de atención al cliente.

Pero, al mismo tiempo, aclaró: “No hay garantías, porque el conductor puede tener más miedo que tú a las arañas“.



Sweeney, que es estudiante de justicia criminal, decidió hacer el pedido. Quería pedir un combo del KFC, pero estaba tan nerviosa que, por error, pidió dos. Cuando el conductor, un tipo llamado Joe, apareció con su comida 20 minutos más tarde, ella le preguntó, con calma y sin que pareciera idiota, si podía hacerse cargo de la araña.

Joe se rió y dijo que tampoco le gustaban las arañas.

“Entonces le supliqué: ‘Por favor, ¡tienes que ayudarme! ¡Solo pedí comida para que me ayudaras!‘”, relató Sweeney en un correo electrónico enviado a The Washington Post.

Joe decidió ayudarla. Se subió a una silla, la golpeó con fuerza y cayó al suelo. La agarró y la tiró por el inodoro.

“No puedo creer que el plan realmente funcionara”, escribió la chica en su e-mail. “Le di las gracias tantas veces que lo hubiera abrazado incluso. Es un héroe“.

La joven dijo que, después de eso, tuvo miedo de utilizar el baño durante el resto del día.

A través de Twitter, Sweeney publicó su experiencia y le dijo a Joe: “eres un verdadero salvavidas”.

Deliveroo emitió un comunicado diciendo que Joe no estaba disponible para hacer comentarios y aclaró que la compañía “no puede garantizar el servicio de capturas de arañas cada vez que pides un Pad Thaio una pizza margarita, pero en el caso de Demi estamos contentos de que el bicho no esté causando más problemas”.

Las redes sociales aplaudieron la inventiva de la chica por ser audaz y buscar ayuda. Pero los aplausos más grandes fueron para Joe, el héroe de la captura de arañas.

Fuente: infobae.com
Comparte
Síguenos en Facebook