La Haya ordena la liberación del congoleño Bemba

La Corte Penal Internacional (CPI) ha ordenado este martes la puesta en libertad del exvicepresidente congoleño Jean-Pierre Bemba. El pasado 8 de junio, la Sala de Apelaciones de la propia Corte revocó la pena de 18 años de cárcel, impuesta en primera instancia en 2016, por crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos en la República Centroafricana (entre 2002 y 2003). El acusado no había abandonado la cárcel porque tiene pendiente otro juicio por desacato, por haber comprado supuestamente a los testigos en su contra. Sin embargo, como llevaba una década en prisión provisional, y ya había cumplido el 80% de la condena original, el organismo con sede en La Haya ha ordenado su liberación. Bemba, de 55 años, piensa regresar a Bélgica, donde residen su esposa e hijos.


“La Corte considera desproporcionado que Bemba siga detenido solo para asegurarse de que comparezca cuando se falle [el desacato]. Por ello, se ordena su salida a condición de que no se pronuncie en público sobre este caso, ni cambie de dirección sin previo aviso. Tampoco podrá ponerse en contacto con los testigos, y deberá comparecer ante las autoridades pertinentes si la Corte lo llama”, reza la decisión judicial. Bemba fue condenado por no haber impedido “asesinatos y violaciones salvajes”, perpetrados por los milicianos del Movimiento de Liberación de Congo (MLC) que él mismo envió a la República Centroafricana a sofocar un golpe de Estado. Su marcha supone tal vez el golpe más duro recibido hasta la fecha por la fiscalía de la CPI. Fatou Bensouda, su titular, había centrado la acusación en la responsabilidad culposa del acusado, “que no evitó ni persiguió, cuando lo supo, los desmanes de los hombres bajo su mando directo, aunque fuera a distancia”.

La fiscal ha anunciado que hará pública su reacción “en cuanto haya analizado la sentencia”, y no ha ocultado el revés sufrido. La apelación fue fallada por mayoría de tres jueces contra dos, y para estos últimos los 18 años de cárcel “eran adecuados y la fiscalía no se excedió en su labor”.

No está claro cuándo será puesto en libertad, pero Melinda Taylor, su abogada, ha dicho que no hay “justificación legal objetiva para separarle de su familia un día más”. “Pedimos por ello que pueda viajar a Bélgica”. Bemba había pedido volver “a casa” mientras se fallaba el caso por el desacato, pero la fiscalía ha advertido de que puede fugarse. Bensouda había pedido 5 años de prisión por dicho delito, y la decisión está prevista para el 4 de julio.

El exvicepresidente congoleño era el acusado de mayor rango juzgado por la CPI, y a pesar de estar entre rejas, sigue siendo popular en su país. De momento no puede viajar más allá de Bélgica, y ha asegurado que allí está su hogar. En la República Democrática de Congo, las próximas elecciones presidenciales están previstas para diciembre.

KABILA NO BUSCARÁ UN NUEVO MANDATO, SEGÚN EL PRIMER MINISTRO CONGOLEÑO
REUTERS / MONTREAL

El primer ministro de República Democrática del Congo (RDC), Bruno Tshibala, ha asegurado este martes que el presidente del país, Joseph Kabila, no buscará un nuevo mandato en las elecciones previstas en diciembre. "Las elecciones tendrán lugar sin la participación del presidente Kabila, que se ceñirá al espíritu y la letra de la Constitución", ha dicho en una entrevista en el Foro Económico Internacional de las Américas, que se celebra en Montreal.

Las palabras de Tshibala llegan pocos días después de que la coalición gubernamental y los grupos opositores integrados en el Ejecutivo anunciaran la creación de una plataforma electoral llamada Frente Común por Congo (FCC) de cara a los próximos comicios. El anuncio sobre la creación del FCC llegó después de que el vicepresidente de la plataforma opositora 'Juntos por el Cambio', Pierre Lumbi, reclamara a Kabila que "rompa su silencio" y anuncie oficialmente que no se presentará a la reelección.

El portavoz del Gobierno, Lambert Mende, subrayó que "los miembros de la coalición han dado su apoyo a una candidatura única a las presidenciales", y agregó que Kabila es "la autoridad moral" del FCC.

Las tensiones políticas se han recrudecido en el país africano después de que Kabila, que ocupa la presidencia desde 2001, se negase a renunciar al cargo una vez que había expirado formalmente su actual mandato en diciembre de 2016, a raíz de un acuerdo con parte de la oposición para aplazar las elecciones. La oposición ha denunciado desde entonces que el presidente está intentando aferrarse al poder más allá de su mandato. Kabila niega dichas acusaciones, si bien se ha negado a descartar que vaya a intentar enmendar la Constitución para suprimir los límites de mandatos que le impiden optar a la reelección.

Comparte
Síguenos en Facebook