Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
AFP /
El presidente francés, Emmanuel Macron, confirmó el jueves la celebración de un previsto almuerzo con el presidente del Consejo italiano, Giuseppe Conte, tras una conversación telefónica en la que subrayó que con sus comentarios no quiso ofender a Italia ni a los italianos.

En esa conversación telefónica con Conte, Macron, que calificó esta semana de "cínico e irresponsable" el rechazo de Roma a recibir el barco de migrantes "Aquarius", "recalcó que no hizo ningún comentario con la intención de ofender a Italia y al pueblo italiano", según indicó la presidencia francesa.

En esta conversación, los dos dirigentes "hablaron de la situación del barco Aquarius", que se dirige a España.

Macron y Conte convinieron además que "Francia e Italia (deben) profundizar la cooperación bilateral y europea para llevar a cabo una política migratoria eficaz con los países de origen y de transito".

Los dos dirigentes "están de acuerdo en que, con vistas al próximo Consejo europeo de junio, son necesarias nuevas iniciativas y éstas deben ser debatidas conjuntamente" indica el texto de la presidencia francesa, cuya versión italiana fue divulgada por la presidencia del Consejo italiano.

Para "tratar los numerosos asuntos de interés común" Conte y Macron "se reunirán en París este viernes en un almuerzo seguido de conferencia de prensa".

La crisis entre Francia e Italia provocada por los migrantes del buque "Aquarius" se había agravado este miércoles, ya que Roma exigía excusas de París tras declaraciones francesas consideradas "inadmisibles", al punto de amenazar la celebración del previsto encuentro entre Conte y Macron.

El presidente francés había denunciando a principios de semana "el cinismo y la irresponsabilidad del gobierno italiano" tras su rechazo a acoger al "Aquarius".

El hombre fuerte de Italia, ministro de Interior y presidente de la Liga (extrema derecha), Matteo Salvini, reaccionó con ímpetu y exigió que Francia se disculpara.

De no hacerlo, estimó útil cancelar la reunión prevista entre Macron y Conte. En respuesta, Macron llamó el miércoles a no "ceder a la emoción", asegurando que continúa trabajando "mano con mano" con Italia.