Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Ante la crisis europea del Aquarius, Emmanuel Macron se sale por la tangente del derecho marítimo internacional, denunciado el cinismo del gobierno italiano y el coraje del gobierno español, abriendo una primera crisis en su mayoría parlamentaria.

Según Benjamin Griveaux,portavoz oficial del gobierno francés, Macron habría denunciado en el consejo de ministros de este martes «el cinismo y la irresponsabilidad del gobierno italiano», insistiendo en el «coraje» del gobierno español.

Macron habría recordado a sus ministros su visión personal de algunos principios del derecho marítimo internacional: «En caso de crisis, dificultades o necesidad de socorro urgente, es el país que tiene las costas más próximas el que debe asumir la responsabilidad de la acogida de las víctimas». Desde esa óptica, «si las costas de Francia fuesen las más próximas para un barco con problemas, podría ser acogido, respetando el derecho internacional».

Según portavoces oficiales y oficiosos, Macron ha comenzado por no «precipitarse», subrayando en privado que la decisión del gobierno español «no es una solución». Macron discutirá el viernes del problema «de fondo» con el nuevo primer ministro.

Críticas de diputados

La «prudencia» y «cautela» de Emmanuel Macron,saliéndose por la tangente del derecho internacional, pero sin actuar de manera clara, rápida y decidida, han tenido el efecto de una bomba de fragmentación política, dentro de su propio partido, La República En Marcha (LREM).

Un grupo de parlamentarios macronistas ha «osado» decir en voz alta lo que muchos otros piensan en privado: «No podemos ocultar nuestra cólera e indignación. Nos dan ganas de gritar nuestra amargura ante lo que está ocurriendo. El gobierno intenta explicarnos su compasión, pero su política de comunicación es ridícula y muy alejada de sus actos y promesas».

En esa misma línea, Hugues Renson,vicepresidente de la Asamblea Nacional, ha declarado: «Me hubiese gustado que Francia se comportase según su tradición, respondiendo con claridad y generosidad ante situaciones humanitarias de urgencia».

A la derecha, Eric Ciotti, diputado y portavoz de Los Republicanos (LR, derecha tradicional), ha declarado: «El Aquarius tienen un destino claro: es imprescindible que vuelva a las costas de Libia».

En Córcega, Gilles Simeoni, presidente del consejo ejecutivo regional, propone acoger en su isla al Aquarius: «Ante la situación de urgencia y estando el barco muy alejado de Valencia, propongo que Córcega reciba temporalmente a las personas que se encuentran en el barco, mientras se encuentra una solución». El gobierno de Macron comienza por guardar un silencio sepulcral ante tal proposición.

7/TENDENCIAS/carousel