Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El Gobierno italiano, presidido por el profesor Giuseppe Conte, obtiene la confianza del Senado con 171 votos a favor, 117 en contra, y 25 abstenciones. Conte, colocado en la jefatura del gobierno por el líder del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E), Luigi Di Maio, y el secretario de la Liga Norte, de extrema derecha, Matteo Salvini, ha elogiado al populismo: «¿Populismo? Nosotros escuchamos a la gente». En su discurso de 75 minutos al Senado, Conte ha intentado contentar a los dos partidos populistas que forman su gobierno.

Olvido de los derechos civiles
Giuseppe Conte ha hecho hincapié en los derechos sociales, pero no ha hecho ninguna referencia a los derechos civiles.

En su cajón ha dejado también olvidadas la cultura y la escuela. Y ha llamado muy especialmente la atención el que Giuseppe Conte apenas haya hablado de las relaciones internacionales de Italia: al capítulo exterior le ha dedicado cuatro palabras, y la mitad han sido para destacar la apertura hacia Rusia con la idea de un levantamiento de las sanciones económicas a Moscú. En definitiva, Conte, como se presumía no ha mostrado ninguna autonomía en su discurso, sino se ha limitado a seguir las indicaciones procedentes del programa que han acordado Matteo Salvini y Luigi Di Maio.

Advertencias de Monti
Entre los discursos que se han escuchado en el Senado ha llamado la atención el de un antecesor de Conte, otro profesor muy criticado por los populistas, Mario Monti, les ha pedido que sean «más humildad y realismo» en su relación con el país, o por el contrario corren el riesgo de sufrir «la humillación de la troika». «El Gobierno –ha dicho Monti- encontraría mayor crédito si iniciara con más humildad y realismo. Además su gobierno nacería debilitado si otras fuerzas políticas no hubieran dado prueba de responsabilidad», subrayó, en referencia a los partidos políticos que le apoyaron en el 2011, cuando el país estaba al borde de la bancarrota. «Cualquier cosa que piensen de Forza Italia, Partido Democrático —prosiguió Monti— durante más de un año apoyaron medidas que permitieron a Italia superar una terrible crisis financiera. Ustedes de la Liga Norte hicieron en el Parlamento y en el país una dura oposición y el Movimiento 5 Estrellas difundía en modo cínico tesis que estaban en contraste con la realidad”. Concluyó Monti insistiendo en que lo decía «no por provocación, sino por sentido del deber: No está excluido que Italia tenga que sufrir la humillación de la Troika. Hoy la prima de riesgo está a 235 puntos, el de España a 98».