Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Beatriz Layme / La Paz
En la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), la exministra de Transparencia Nardi Suxo no logró reunir los votos necesarios y quedó en carrera para ser juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

Durante la 48ª sesión ordinaria de la asamblea general de la OEA, que se desarrolla en Washington, los Estados miembros resolvieron ratificar con su voto a Humberto Sierra Porto de Colombia y a Eduardo Ferrer Mac-Gregor de México como jueces de la Corte IDH; además eligieron a Ricardo Pérez Manrique de Uruguay para el período 2019-2024.

PUBLICIDAD


De acuerdo con EFE, Mac-Gregor obtuvo el mayor respaldo, con 21 votos; Sierra Porto logró 20 y Pérez Manrique, 16. En tanto que la candidata por Bolivia, Suxo, alcanzó a reunir siete votos. En la elección sólo participaron los 22 países miembros de la Corte IDH, del total de 34 que integran la OEA (salvo Cuba, que no es parte del organismo).

Los tres jueces integrarán la Corte IDH, conformada por un total de siete magistrados.

Antes de la elección, la exministra Suxo adelantó que el proceso para elegir jueces para la Corte IDH “es una votación política, donde se refleja el trabajo de Cancillería”.

Tras conocerse la candidatura oficial de Suxo, líderes políticos de oposición, organizaciones nacionales e internacionales, como la Human Rights Foundation expresaron su rechazo, pues consideraron que ella “jugó un rol fundamental en la eliminación de la independencia del Poder Judicial en Bolivia” y fue parte “del uso de jueces y fiscales para perseguir a opositores políticos del Gobierno”.

Durante el proceso de evaluación de jueces, dos ONG de Bolivia enviaron denuncias contra Suxo al panel de juristas internacionales, quienes calificaron a los postulantes. El panel, conformado por cuatro juristas internacionalistas, en su informe final no recomendó a Suxo para ejercer el cargo por su “estrecha afiliación con el actual Gobierno de Bolivia”.

El lunes, Suxo en radio Compañera declaró: “si me eligen, bien; sino, también. No es algo que me quite el sueño ni me va a restar parte de mi vida profesional. Y mucho menos, no es lo que estoy anhelando”.

Ministros y legisladores del oficialismo salieron en defensa de Suxo, afirmando que “es la mejor candidata”, por su trayectoria profesional y defensa de los derechos humanos.

El Estatuto de la Corte IDH establece que los jueces son elegidos “de entre juristas de la más alta autoridad moral, de reconocida competencia en materia de derechos humanos, que reúnan las condiciones requeridas para el ejercicio de las más elevadas funciones judiciales, conforme a la ley del Estado del cual sean nacionales o del Estado que los postule como candidatos”.

Las funciones de la Corte IDH
Tarea La Corte Interamericana de Derechos Humanos es una institución judicial autónoma de la OEA y su objetivo es aplicar e interpretar la Convención Americana de Derechos Humanos, también llamada Pacto de San José de Costa Rica, un tratado internacional que prevé derechos y libertades que tienen que ser respetados por los Estados miembros del organismo internacional.
Procedimiento Los casos que llegan a la Corte Interamericana de Derechos Humnos son remitidos por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la cual compete analizar y realizar recomendaciones para la defensa de los derechos humanos. La CIDH admitió varias denuncias contra el Estado boliviano, una de ellas es por el caso del hotel Las Américas. 

Punto de vista
David Ramos Jefe de bancada del MAS

“Aquí pesó más la condición política que poner en equilibrio el bien profesional”

La Organización de Estados Americanos (OEA) más que nunca está cumpliendo el rol de un instrumento que responde a un poder. Por tanto la designación de jueces a la Corte Interamericana de Derechos Humanos tiene un componente político.

Nardi Suxo ha recibido un hostigamiento permanente de personalidades que han hecho campaña contra la candidata que presentó Bolivia.

Nosotros lamentamos que no haya primado en este caso la idoneidad, la moción de una mujer que en síntesis demostró ser una luchadora social, principalmente como defensora de los derechos humanos. 

Asimismo, lamentamos que en esta instancia multilateral no se ejercite la igualdad de género; y segundo, se discrimine una posición ideológica, política. Ahora bien, esto quedará como un precedente de que no siempre se toma en cuenta a personalidades que hubieran sido un gran aporte en la defensa de los derechos humanos en la Corte IDH. 

Los luchadores sociales, progresistas y revolucionarios del mundo y del continente jamás van a ser tomados en cuenta en la postura que hoy pregona la OEA: el imperialismo.

Afirman que los otros tres candidatos seleccionados para ser parte de la Corte IDH no fueron funcionarios de Gobierno. Decir que Bolivia es uno de los países donde no se veta a profesionales para que sean parte del servicio público, en este caso, parte de la estructura del Gobierno. 

No entiendo en qué país del mundo vetan a los profesionales que quieren ser parte de un gobierno, yo creo que este es un argumento, una ‘chicanería’ para descalificar a una personalidad como es Nardi Suxo.

Esto es un precedente. En el futuro esperemos que haya una profunda reflexión, pues el no optar por Suxo fue algo negativo. Vemos que aquí pesó más la condición política que poner en equilibrio el bien profesional y otros aspectos de defensa de los derechos humanos.

Lamentablemente una luchadora social, de tendencia izquierdista, defensora de los pobres, jamás va a estar tomada en cuenta.

PUBLICIDAD

7/TENDENCIAS/carousel