Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Carola Romero, representante de la Defensoría del Pueblo en Tarija, informó sobre una denuncia en contra de la Defensoría de la Niñez y el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) por el caso de un infanticidio ocurrido en la gestión 2015 ya que según Romero las entidades no hicieron el seguimiento al caso de la menor y la entregaron a un hogar violento.

“Hemos recibido una denuncia del Tribunal Departamental de Justicia en el cual el Tribunal de Sentencia Segundo nos hace conocer un lamentable hecho de infanticidio en el cual ya se hubiere sancionado a los otros materiales en este caso los progenitores de una niña, pero sin embargo no se descarta en esa sentencia que hubiera ocurrido una situación de negligencia”, mencionó.

Le denuncia en contra de ambas entidades es por el delito de negligencia ya que la menor se encontraba en un hogar de acogida, pero las trabajadoras y trabajadores de estas instituciones decidieron entregar a la niña a sus padres a pesar de los antecedentes de violencia.

“La Defensoría de la Niñez y el Sedeges en este caso entendiendo que esta menor se encontraba en un hogar de acogida y al no efectuarse el seguimiento respectivo hubiere hecho que la niña retorne a un hogar que en todo caso era tóxico y que finalmente hubiese dado lugar al deceso de la misma “, ha recalcado.

Pero además ha señalado que tras el juicio reciente los padres de la menor han sido condenados a 30 años de privación de libertad, pero que esta denuncia es a parte y elaborada por el Tribunal Departamental de Justicia.

“Los progenitores ya han sido sancionados con 30 años de privación de libertad, sin embargo, a la fecha se han remitido las denuncias al Ministerio Público, como a la Alcaldía y a la Gobernación para que se puedan esclarecer estos hechos visibilizando cual hubiera sido la intervención o responsabilidad de estas entidades”, ha recalcado.

El caso

El hecho sucedió en la comunidad de Carachimayo, provincia Méndez, una mujer que aparentemente padecía demencia mental mató a golpes a su hija de 4 años, la metió en una bolsa y luego la arrojó a una quebrada.

De acuerdo al reporte Policial, la niña fue encontrada en una bolsa amarilla a 100 metros de su domicilio, al lado del río, en un barranco, en medio de basura y matorrales.

Los padres de la menor antes del hallazgo del cadáver se habían dirigido a la casa del corregidor de la comunidad para manifestar que fueron víctimas de un robo y que los delincuentes se habrían llevado a su hija.

La versión no fue creída por los investigadores quienes, luego de realizar el levantamiento del cadáver aprehendieron a los padres de la víctima.

Posteriormente fueron trasladados a celdas de la estación policial de San Lorenzo, entre tanto, el médico forense realizaba la autopsia a la víctima.

De acuerdo con el examen forense la niña fue victimada ya que se pudo evidenciar que tenía lesiones recientes y antiguas, lo que demostraba que la criatura era víctima constante de ataques por parte de sus padres.

7/TENDENCIAS/carousel