Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
A días del inicio del Mundial de Rusia y suspendido el último partido amistoso, que iba a jugarse este sábado contra Israel, miles de argentinos combaten la espera con el álbum de figuritas. Es difícil encontrar un niño que no conozca las 32 selecciones que competirán a partir de la próxima semana y que no lleve en el bolsillo de su abrigo o de la mochila un puñado de figuritas de los jugadores repetidos que quiere cambiar. Conscientes de la fiebre coleccionista, extendida también entre los adultos, una banda armada asaltó este fin de semana una imprenta de la periferia de Buenos Aires y se llevó un codiciado botín: 31.900 figuritas. 

Los ladrones redujeron a punta de pistola al encargado y a dos trabajadores de la imprenta Editora de figuritas, situada en la localidad de Munro, 20 kilómetros al norte de la capital argentina, según fuentes policiales. En pocos minutos, la banda metió un vehículo en el local y cargó en él un palet con 638 cajas de cromos del Mundial. A diez sobres por caja y cinco figuritas por sobre, robaron en total 31.900. De no estar repetidas, podrían completarse 47 álbumes con ellas.

Las cajas estaban preparadas para ser distribuidas en kioskos, los principales puntos de venta de figuritas, donde hubiesen recaudado 95.700 pesos (unos 3.800 dólares) por ellas. Ahora su destino más probable es la reventa a través de los mismos kioskos o de las plazas a las que cada fin de semana acuden multitudes para intentar conseguir las figuritas que les faltan. La mayoría canjea las repetidas, pero existe también la posibilidad de comprar las que faltan. Las comunes, que incluyen los jugadores de las selecciones que compiten por la Copa del Mundo, se venden sueltas a 10 pesos (0,40 pesos), mientras que las especiales, con fotos de leyendas del fútbol, pueden llegar a costar hasta diez veces más.

7/TENDENCIAS/carousel