Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
La Dirección Nacional Antidrogas (Dinandro) de Perú identificó a Luis Alejandro Lagos Lizárraga, Juan Fernando Flores Villar y Eduardo Pascacio Candelario como los tres narcotraficantes que operan desde Beni vía aérea entre ese país, Bolivia y Brasil mediante narcoavionetas. Este último, según reportes de inteligencia de la Policía peruana, habría encargado el envío de 300 kilos de droga el 29 de junio a un piloto que utilizó una avioneta con matrícula boliviana, cuya operación fue frustrada por los agentes antidroga.

El jefe de Inteligencia de Dinandro, Oscar Serván, informó que Lagos Lizárraga “es un narcotraficante conocido de la zona de Vraem (Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro) que también está plenamente identificado y que vive en Bolivia”.

PUBLICIDAD


Hace algunos días se difundió en Perú un reportaje por el programa Punto Final del canal Latina que muestra cómo opera un grupo de narcotraficantes en el parque peruano del Manu, que se encuentra en la zona conocida como el Vraem. En las imágenes, que fueron cedidas al citado medio por las fuerzas antidroga peruanas, se ve cómo se usa una avioneta Cessna con bandera boliviana para ejecutar una operación de narcotráfico. Sin embargo, la misma fue impedida por los agentes antidroga.

En el reportaje, además, se revela que en el negocio de la droga que se realiza en el Vraem están implicados narcotraficantes peruanos que viven con identidad falsa en Bolivia, exactamente en el Beni, según dijo Serván.

Según Dinandro, Pascacio era el dueño de ese cargamento y estaría operando desde la selva boliviana con la identidad de Marcelo Chávez.

Las autoridades explicaron que la droga se procesa en Perú para ser llevada vía aérea a Bolivia y enviarla desde ahí hacia Europa y Brasil. Ambos serían los mercados finales de la mercancía.

159 NAVES CONFISCADAS

Entre 2013 y 2015, en Perú fueron confiscadas 159 avionetas, muchas iban o venían de Bolivia. Las conexiones clandestinas de avionetas entre Bolivia y Perú no son casos aislados, sino una operación continua que es conocida por las autoridades antinarcóticos de ambos países, indica un reportaje de la Univisión.

Un 85 por ciento de esta droga peruana que es transportada por avionetas bolivianas termina en Europa. Sacar un kilo de droga del Perú por vía marítima le cuesta a un narcotraficante aproximadamente 4 mil dólares, mientras que por el puente aéreo paga alrededor de 2.500 dólares.

7/TENDENCIAS/carousel