Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El Parlamento ecuatoriano rechazó el apoyo de Morales y Nicolás Maduro en favor de Rafael Correa. El partido de Gobierno asegura: “No nos vamos a retractar”.


El rechazo de la Asamblea Nacional de Ecuador a las declaraciones del presidente Evo Morales, apoyó al exmandatario Rafael Correa, vinculado a un caso de supuesto secuestro de un opositor, generó críticas en el país contra el Órgano Ejecutivo.



PUBLICIDAD


Los opositores aseguraron que la actitud del Presidente provoca el aislamiento de Bolivia, mientras que desde los colectivos se indica que se violó un principio del derecho internacional: la no intromisión en asuntos internos.

A principios de mes, Morales, vía Twitter, denunció la “politización de la justicia ecuatoriana e injerencia de EEUU en intención de encarcelar a un inocente”. El Presidente de Venezuela también se manifestó de forma similar sobre el tema.

AFP informó el 4 de julio que “la justicia ecuatoriana dictó orden de prisión preventiva contra Rafael Correa, a quien la Fiscalía indaga por los supuestos delitos de asociación ilícita y secuestro de un político opositor”.

Las posturas de Morales y Maduro provocaron que el Parlamento ecuatoriano rechace, con 85 votos de 111 legisladores, tales declaraciones. Ecuador también llamó a consulta a sus embajadores en Bolivia y Venezuela.

El senador opositor Edwin Rodríguez señaló que cuando el Gobierno “apoya incondicionalmente las atrocidades” que cometen algunas autoridades, se perjudica al país. “No podemos vivir aislados porque al señor Morales se le ocurre apoyar una dictadura por una afinidad política. Bolivia vive de relaciones bilaterales”, dijo el legislador.

La senadora Jeanine Áñez advirtió que Bolivia no puede seguir en la línea de aislarse en nombre de un régimen o de una persona a quien se apoya por afinidad ideológica. “Evo Morales apoya a las personas más cuestionadas y esto trae aislamiento”, afirmó.

Los representantes de las plataformas ciudadanas también se pronunciaron al respecto. Julio Alvarado consideró que Morales pecó de injerencista al manifestarse de forma pública sobre un tema interno de Ecuador.

“En el derecho internacional, un principio básico es la no intromisión en asuntos internos. Lo que Evo Morales hizo con su declaración es inmiscuirse en asuntos internos”, expresó.

Para Alvarado, esta acción del Jefe de Estado provoca no sólo el aislamiento de Bolivia, sino que abre dificultades de cara a una futura negociación con Chile por una salida soberana al mar.

Ivan Arias manifestó que este hecho demuestra que el “socialismo del siglo XXI es un mito sobre el cual se construyen figuras, que cuando dejan el poder son gigantes con pies de barro”.

El oficialismo tiene una postura distinta. El jefe de bancada del MAS, David Ramos, aseguró que el Gobierno no hizo más que sólo apoyar una ideología y principios de un líder. “No nos vamos a retractar, no agredimos a nadie y lo que dijo el Presidente no afecta al Estado ecuatoriano”, señaló el legislador.

El ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, afirmó: “Esto no es así, Bolivia tiene relaciones más serias y beneficiosas con potencias mundiales como Rusia, China y en nuestra región”. Agregó que una prueba de esto es la visita del presidente electo de Paraguay, Mario Abdo Benítez y toda su comitiva. “Es otra versión mentirosa de la oposición”, expresó.

Página Siete / María Carballo / La Paz
PUBLICIDAD