Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
No descarta acudir a instancias internacionales para denunciar la “criminalización de la política” y tampoco renunciará a su función de vocero del mar. Califica de vergonzosa la decisión del Fiscal General del Estado


“No me siento acusado, siento que soy acusador”, afirmó hoy el expresidente y vocero de la causa marítima, Carlos Mesa, frente al requerimiento emitido por la Fiscalía General del Estado para que se inicie en su contra un juicio de responsabilidades por el caso Quiborax. Anticipó que desde ahora será militante activo en la defensa del 21F.


PUBLICIDAD


Además, agregó que no renunciará a su condición de representante de la causa marítima, tampoco descarta acudir a instancias internacionales para denunciar la “criminalización de la política” y dice que no le hará el “juego” al Gobierno de Evo Morales electoralizando el proceso.

El exmandatario calificó de “vergonzosa” la decisión del titular del Ministerio Público, Ramiro Guerrero y aseguró que la misma, confirma que esa instancia es el brazo operativo del Órgano Ejecutivo; enfatizó que él ya fue condenado por la mayoría del MAS, que dará curso al proceso con su mayoría de dos tercios en el Legislativo.


Video de la conferencia del expresidente:

No le voy a hacer el juego al presidente Morales ni a su Gobierno (…). Quieren electoralizar este proceso y quieren establecer una lógica de decir: ‘a ver, quién enfrenta a Evo Morales en las elecciones de 2019’. Nadie enfrenta a Evo Morales porque no puede ser candidato. Lo que tenemos que hacer es defender democrática y militantamente el 21 de febrero y hacerlo con convicción”, aseveró al ser consultado sobre si será candidato para los comicios de 2019 y ratificó que esta causa, al igual que otras, es parte de la estrategia de “demolición” de su imagen.

Deploró que la Fiscalía no convocara a declarar a los ministros Héctor Arce y César Navarro; al Procurador General, Pablo Menacho; y a la exministra de Defensa Legal del Estado, Elizabeth Arismendi, a quienes responsabiliza por la derrota de Bolivia en el laudo arbitral frente a la empresa con capitales chilenos.

“¿Cómo puedo confiar en la justicia? ¿Cómo se puede confiar en un fiscal que no convoca a autoridades claves en el caso?” se preguntó Mesa, reiterando que esas personas “son los verdaderos responsables de este desastre que fue la defensa del Estado en el caso de Quiborax”.

Concluyó tildando de una “aberración” el de que la Fiscalía solo inicie el proceso tomando en cuenta la decisión de la reversión de las concesiones mineras y no así la “pésima defensa” que, a su criterio, ocasionó el pago de 42,6 millones de dólares del Estado a Quiborax.


PUBLICIDAD