Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Indignación y conmoción en la ciudad de Sucre. Una niña de nueve años que tiene síndrome de Down fue víctima de violación y su agresor.

“¿En qué tiempos estamos viviendo?, ¿cómo le va hacer eso a la niñita?”, cuestiona Celia R., una vecina del barrio Alto San Luis donde ocurrió el hecho.

PUBLICIDAD


Según el reporte policial, el abuso sexual  ocurrió la semana pasada. La niña jugaba en la calle cerca de su domicilio en un barrio relativamente tranquilo de la capital, pero el agresor la llevó con engaños a  una casa de ladrillo a medio construir, cerca de la escuela Tucsupaya, para cometer el delito.

La directora municipal de Desarrollo Social, Nelly Toro, expresó su indignación por la agresión sexual   contra la menor, cuyo estado de salud está en observación y el caso es manejado con mucha reserva.

Inicialmente se conoció que el agresor  cercenó la lengua a la menor, pero este dato fue corregido. La niña se mordió la lengua durante forcejeo.

Impotencia y conmoción, esos  son los sentimientos que embargan a los vecinos y familiares de niños que tienen el síndrome de Down.

El agresor fue detenido la pasada semana y fue enviado con detención preventiva a la cárcel de San Roque de esa ciudad, pero los parientes y vecinos de la  niña exigen celeridad en las investigaciones y una sentencia inmediata contra autor del crimen. El canal para expresar la indignación son las marchas de protesta con carteles.

Ayer, familiares de personas con síndrome de Down salieron a protestar en las afueras de la Fiscalía Departamental de Chuquisaca y exigieron  justicia y celeridad en el proceso por el caso de violación a la menor.

“¡Pedimos justicia!, ¡pedimos justicia!”, repitieron acompañados de sus niños mientras otras madres  sostenían carteles que tenían leyendas como “Justicia para la niña!” o “¡Basta de la retardación de justicia!”.

Katerin Barrientos, miembro de base de la Fundación Síndrome de Down en Sucre, pidió a la Fiscalía acelerar el proceso y una pena máxima contra el autor, según reportó Correo del Sur.

El agresor, de 23 años, podría afrontar una pena de hasta 25 años de cárcel.

Se conoció que el hombre que agredió a la menor es un vecino de la zona donde vive la menor y donde se encuentra su escuela.

La familia de la víctima procede del norte de Potosí, una zona que registra altos índices de pobreza y según la funcionaria municipal es de “escasos recursos”.

7/TENDENCIAS/carousel