Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
La investigación del supuesto complot entre Rusia y la campaña de Trump en las elecciones de 2016, liderada por el fiscal especial Robert Mueller, sigue dando pasos. Hoy, se anunció una nueva ronda de imputaciones, que afectan a doce miembros de la inteligencia de Rusia. Se les acusa de «hackear» al partido demócrata y a la campaña de su entonces candidata, Hillary Clinton.

El vice fiscal Rod Rosenstein fue el encargado de dar los detalles de los cargos de los que se les acusa, que incluyen la conspiración contra EE.UU., lavado de dinero y acceso ilegal a registros electorales. Los acusados ‘hackearon’ sistemas informáticos, plantaron virus en sus ordenadores, robaron información y diseminaron documentos «con la intención de interferir en las elecciones», detalló.

Rosenstein, sin embargo, aclaró que la imputación no recoge «que la conspiración cambiara el recuento de votos o afectara al resultado de las elecciones».

Eso será lo único del escrito de imputación que agradará a Donald Trump, al que la noticia sorprendió en pleno té con Isabel II de Inglaterra, en medio de una visita oficial a Reino Unido. El momento del anuncio de la imputación es todavía más importante porque se produce días antes de la cumbre entre el presidente de EE.UU. y su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Trump ha combatido desde el principio las sospechas de interferencia rusa en las elecciones, en un intento de que no se cuestiona la legitimidad de su victoria electoral. Sin embargo, desde la campaña de 2016, la inteligencia estadounidense apuntó a Rusia como probable fuente del ‘hackeo’ al partido demócrata. Trump ha insistido hasta la saciedad que no hubo complot y no ha admitido por completo la conclusión de la inteligencia de que Rusia interfirió en el proceso electoral.

A preguntas de los periodistas, Trump aseguró hoy en Londres que tratará la interferencia electoral en su reunión con Putin de la semana que viene, pero admitió que no esperaba que su homólogo admitiera la participación de su Gobierno en la trama.

Por el momento, la investigación de Mueller ha resultado en la imputación de 32 personas. De ellos, 26 son rusos y tres fueron colaboradores cercanos de Trump. Entre ellos, Paul Manafort, que fue su director de campaña, y que se encuentra en prisión a la espera de juicio.

7/TENDENCIAS/carousel