Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Se presentaba como sultán, conducía un Ferrari California 2016, alquiló una habitación en el Fontainebleau Hilton de Miami Beach porque quería comprarlo y tenía un penthouse en Fisher Island, pero todo era mentira y su víctima se dio cuenta por un detalle

Gignac, de 47 años, se declaró culpable en una corte de Miami de hacerse pasar por diplomático extranjero, robo de identidad agravado y conspiración para cometer fraude electrónico

Todo iba muy bien hasta que el sultán empezó a comer “bacon” (panceta, tocino o tocineta)

Anthony Gignac, un colombiano que se hizo pasar por un multimillonario príncipe saudita para embaucar a empresarios del sur de la Florida, cometió el error de su vida al no darse cuenta de que su trampa exigía cierta compostura.

Un príncipe de un país donde predomina la religión musulmana, se supone, debe respetar el “halal”, la práctica de rechazar la carne de cerdo por impura.

En su personaje del sultán bin Khalid Al-Saud, el estafador ofreció comprar el Hotel Fontainebleau Hilton, de Miami Beach, y llegó a codearse con su dueño.

Pero cuando ya lograba codearse con Jeffrey Soffer, dueño del Hotel Fontainebleau, de Miami Beach, y se daban cita en lujosos restaurantes para tratar asuntos de negocios, según The Miami Herald, el “Príncipe de la corona saudita Sultán bin Khalid Al-Saud” saboreaba platos que empezaron a despertar las sospechas de Soffer.

Soffer y su compañía, Turnberry Associates, habían renovado el Fontainebleau a un costo de mil millones de dólares. El “sultán” ofreció comprarlo y se hospedó allí en mayo del 2017, pagando la habitación con una tarjeta de crédito bajo el nombre de un miembro de la familia real saudita, según la Fiscalía Federal de EEUU en el Distrito Sur de la Florida.

El dueño del hotel, que incluso había llegado a regalarle al “sultán” un brazalete Cartier valorado en 50,000 dólares, le pidió a su equipo de seguridad que revisara el historial de “Al-Saud” y dio cuentas del caso a agentes federales de Estados Unidos, de acuerdo con el Herald.

Imagen de promoción del Ferrari California 2016. No está claro cuál era el color del que conducía Gignac.

Gignac, en su personaje del príncipe saudita, conducía un Ferrari California del 2016 con matrícula diplomática. La placa era falsa, y la compró en ebay Carl Marden Williamson, un británico que se hacía pasar por asistente personal del “príncipe”.

Williamson se colgó con una cuerda en su casa de Carolina del Norte el pasado 14 de diciembre, un día antes de que un jurado de instrucción los acusara formalmente a Gignac y a él. El 16 de diciembre falleció en un hospital a consecuencia de las lesiones. En el 2015, el “sultán” y Willamson habían creado la compañía Marden Williams International para darle una fachada de negocios a su plan de estafas.

En agosto del 2017, Soffer llevó al “príncipe saudita” en su jet privado a una reunión en Aspen para discutir la compra del hotel. De vez en cuando, reporta el Herald, “Al-Saud” tenía que apartarse para atender llamadas telefónicas “del Departamento de Estado”.

Al parecer, Gignac aprendió a hablar árabe con fluidez.

Fue arrestado el 19 de noviembre al llegar al Aeropuerto Kennedy, de Nueva York, procedente de Londres, “con un pasaporte a nombre de otra persona”, indica la Fiscalía Federal.

Los investigadores federales registraron el penthouse de Gignac en Fisher Island, un vecindario de lujo en Miami Beach.

Al registrar su penthouse de dos habitaciones en la lujosa isla de Fisher, en Miami Beach, los investigadores federales encontraron una placa fraudulenta de agente especial del Servicio de Seguridad Diplomática de EEUU (DSS por sus siglas en inglés), tarjetas de crédito falsas, municiones, joyas y dinero en efectivo.

Al registrar su apartamento, los investigadores federales hallaron una placa fraudulenta de agente especial del Servicio de Seguridad Diplomática de EEUU, DSS por sus siglas en inglés

Se cree que Soffer es sólo una de las 26 víctimas de Gignac en todo el mundo, a las cuales les habría robado alrededor de 8 millones de dólares entre 2015 y 2017.

El 25 de mayo Gignac, de 47 años, se declaró culpable en una corte de Miami de hacerse pasar por diplomático extranjero, robo de identidad agravado y conspiración para cometer fraude electrónico. Permanece encarcelado en esa ciudad desde noviembre en espera de que dicten sentencia contra él en agosto.

El verdadero bin Khalid Al-Saud es el tercer hijo de Khalid bin Faisal Al Saud, ex ministro de Educación de Arabia Saudita y actual gobernador de la provincia de Makkah.

La panceta, tocino, tocineta o bacón es un producto cárnico que comprende la piel y las capas que se encuentran bajo la piel del cerdo o puerco. Foto: Stacy Zarin Goldberg para The Washington Post.

Fuente: infobae.com