Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El diario alemán Bild ha acusado a los jugadores de la selección rusa de esnifar amoniaco para mejorar su rendimiento en los partidos ante España y Croacia. La denuncia llega después de unas imágenes de Golovin, una de las estrellas rusas, en las que parece sacar un pequeño algodón de su nariz en el descanso del partido ante la selección española. La Federación rusa ha reconocido la práctica, pero niega que suponga una ventaja.


El amoniaco no es una sustancia prohibida por la Agencia Mundial Antidopaje, aunque aseguran que beneficia a la respiración y mejora el flujo de oxígeno en la sangre.

El español Paulino Granero, preparador físico de la selección rusa, ha calificado en la Cadena Cope de «tontería» dichas acusaciones: «No hay nada que demuestre que el amonio mejore el rendimiento, no es una sustancia prohibida. Puede ser hasta perjudicial. Si te das un golpe o tienes una conmoción lo peor es dar amonio. Lo de los algodones es una tradición que está instaurada desde hace muchos años, no solo en Rusia».

Imagen del Bild.

Granero negó de forma categórica que el hecho de inhalar una pequeña cantidad de amoniaco haya sido la causa del fenomenal despliegue físico de los rusos durante el Mundial: «Me parece una tontería, se están viendo fantasmas por todos sitios. Han tenido muchos meses para investigar, que no intenten sacar de donde no hay. Han corrido por fuerza, por voluntad y por su gente».

Por su parte, el médico de la selección rusa, Eduard Bezuglov, negó que el uso de amoniaco implique dopaje: «Se trata de un simple amoníaco con el que se impregnan trozos de algodón y después se inhala. Esto lo hacen miles de deportistas para animarse. Se utiliza desde hace décadas», dijo Bezuglov a medios locales.

El doctor agregó que el amoníaco «no sólo se usa en el deporte, sino en la vida cotidiana de la gente cuando alguien pierde el conocimiento o se siente débil».

«Simplemente por el fuerte olor que desprende. Se puede ir a cualquier farmacia, comprar algodón y amoníaco. Esto no tiene ninguna relación con el dopaje», explicó.

PUBLICIDAD