Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, presentó el “brexit” como una oportunidad de mejorar las relaciones comerciales con Estados Unidos durante la recepción que organizó el Gobierno conservador ante la visita de Donald Trump. La ceremonia, realizada la noche de este jueves (12.07.2018) en el Palacio Blenheim, cerca de Oxford, contó con la presencia de empresarios y fue engalanada con un desfile militar.

May habló de la posibilidad de cerrar un pacto “sin precedentes” para impulsar el empleo y crecimiento a ambos lados del Atlántico y enumeró las -a su juicio- varias oportunidades que ofrece el “brexit” a las relaciones bilaterales. “Mientras nos preparamos para abandonar la Unión Europea, tenemos la oportunidad de llegar a un acuerdo comercial que haga crecer los empleos en el Reino Unido y en Estados Unidos”, indicó la primera ministra.

“También es una oportunidad para derribar las barreras burocráticas que frustran a los líderes empresariales a ambos lados del Atlántico”, agregó. “Tener a los Estados Unidos a nuestro lado fue, para mí, la mayor alegría”, dijo May parafraseando al primer ministro Winston Churchill, antes de reiterar que “el espíritu de amistad y cooperación” entre ambos países tiene una “larga y orgullosa historia”.

Masivas protestas

Pese a los elogios e invitaciones, Trump habría dicho que un “brexit blando” probablemente impediría cualquier futuro acuerdo con Estados Unidos, según el periódico The Sun. A la cena, que consistió en salmón escocés, filete de ternera inglesa y fresas con helado, también asistieron algunos miembros del Gobierno británico, como el recién nombrado ministro de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, o el de Defensa, Gavin Williamson. La ceremonia se realizó ante numerosas y masivas manifestaciones en contra de la presencia de Trump en Reino Unido, donde permanecerá todo el fin de semana.

Cientos de personas se reunieron en las afueras del palacio previo a la llegada de Trump, luego de otras protestas en Londres y nuevas manifestaciones planificadas para mañana viernes. Dos de los manifestantes en Blenheim llevaban un cartel que decía “Quita tus pequeñas, asquerosas y racistas manos de nuestro NHS (Servicio Nacional de Salud) Sr. Presidente”, en alusión a los temores de que un posible acuerdo comercial entre ambos países signifique un mayor acceso a la industria médica del Reino Unido por parte de grandes compañías norteamericanas.

Fuente: www.dw.com
7/TENDENCIAS/carousel