Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
La policía de Newport Beach utilizó Twitter para contar la historia de Linda O’Keefe (Cortesía de Newport Beach Police Department)


En la mañana del 6 de julio de 1973, Linda Anne O’Keefe se despertó para ir a la escuela de verano. Se puso el vestido blanco que su madre le había hecho, el que tenía las flores azul claro y un ribete oscuro. Se echó el pelo hacia atrás con una cola de caballo, se puso las zapatillas azul oscuro a juego con unos calcetines blancos y salió, por última por vez, por la puerta.

PUBLICIDAD


Normalmente ella solía ir en bicicleta a la escuela, la Lincoln Intermediate School en Corona del Mar (California), pero ese día su profesora de piano la llevaba en su auto. La niña de 11 años, una entusiasta de la música, tomaría cuatro clases esa mañana. Pero nunca más volvería a casa. Su desaparición provocó una búsqueda frenética con un helicóptero de la policía y varios efectivos de tierra que rastrearon todo el área de Newport Beach.

A la mañana siguiente, el cuerpo de O’Keefe sería descubierto en una granja. Había sido estrangulada.

Su asesino nunca fue atrapado. Pero el viernes, coincidiendo con el 45 aniversario de su muerte, el Departamento de Policía de Newport Beach (California), dio a conocer una nueva pista, aunque pequeña, utilizando una tecnología de ADN que no estaba disponible en ese momento, pero que desde entonces ha revivido innumerables casos en todo el país.

Un fenotipo realiza una imagen a través de los datos de ADN. Tras los pertinentes análisis, esta fue la imagen que los investigadores creen que tenía el asesino de Linda O’Keefe (Cortesía de Newport Beach Police Department)

Antes de revelar eso, y para que el caso volviera a estar de actualidad, el departamento de policía usó Twitter para revivir las últimas horas de O’Keefe. Los tweets comenzaron aproximadamente a las 7 de la mañana del viernes, más o menos cuando O’Keefe se despertó para ir a la escuela. Y terminaron justo antes de la medianoche, la última vez que alguien la escuchó gritar.

Todos los tweets estaban en la voz de O’Keefe, como si ella misma estuviera tuiteando en vivo el último día de su vida.

“Hola. Soy Linda O’Keefe. Hoy hace 45 años desaparecí de Newport Beach. Fui asesinada y mi cuerpo fue encontrado en Back Bay. Nunca encontraron a mi asesino. Hoy voy a contarte mi historia“, decía.




“Hoy llevo puesto un vestido blanco, con flores de color azul claro y un ribete oscuro. Mi madre me lo hizo.Suele hacer mucha ropa para mí y mis hermanas. Es muy buena costurera, aunque de todas formas no tenemos mucho dinero para comprar elegantes trajes de marca”.

La tarde en que desaparecí, después de que sonara la campana final de la cuarta hora, O’Keefe usó el teléfono de la oficina de la escuela para llamar a su madre, que estaba en casa.

“Me dice que está ocupada con un proyecto de costura y me pide que venga caminando a casa. Eso me entristece y me pongo a llorar“, recuerda.

Un artista dibujó al presunto asesino después de los datos que habían aportado algunos de los testigos (Cortesía de Newport Beach Police Department)

O’Keefe estuvo caminando vagamente por Marguerite Drive, camino a su casa. Y fue entonces cuando vio una furgoneta de color turquesa, la misma que se detuvo junto a ella afuera de Richard’s Market ese mismo día.

Una mujer llamada Jannine y su madre verían el encuentro cuando iban en un vehículo por Marguerite Drive, “algo que no olvidarán durante mucho tiempo”.

La camioneta estacionó junto al bordillo, cerca de la intersección, y la puerta del acompañante estaba abierta, con O’Keefe parada justo al lado. Ella entró.

La madre de Jannine, al ver esa situación sospechosa, aminoró la velocidad y se detuvo.

Fue la última vez que alguien vio a O’Keefe con vida.



A las 6:42 de la tarde, seis horas desde que su madre supiera alguna cosa de ella, los padres de O’Keefe denunciaron al Departamento de Policía de Newport Beach que su hija estaba desaparecida. Estaban convencidos de que ella no se había escapado para ir a tomar algo con amigos. Helicópteros, jeeps de la policía y grupos especializados en búsquedas peinaron la zona en busca de señales de O’Keefe. Pero solo una persona, una mujer que no sabía nada sobre una niña desaparecida, estaba lo suficientemente cerca como para escucharla, y para entonces ya era demasiado tarde.

Justo antes de la medianoche, la policía tuiteó, a nombre de O’Keefe, que “una mujer en los acantilados de Back Bay oye una voz femenina afuera, gritando ‘Para, me estás lastimando’. Ella escucha eso, pero no oye nada más. No sabe que me estoy apagando. Que mañana apareceré muerta. Que me encontrarán a unos cientos de metros de su casa”.

Un hombre que estaba explorando Back Bay para un estudio de naturaleza fue el primero en encontrarla allí, justo después de las 10 de la mañana siguiente. Estaba buscando, específicamente, ranas. Pero cuando miró a través de las espadañas, vio algo “pequeño y pálido”: una mano.

“Había leído sobre la niña desaparecida en el periódico”, le dijo al Daily Pilot ese día. “Después de ver la mano en los arbustos, muchas cosas pasaron por mi mente. Entonces supe que tenía que ser la niña“.

Según los informes periodísticos de la época, O’Keefe estaba completamente vestida y la policía no encontró pruebas de que hubiera sido agredida sexualmente. En solo tres días, según un artículo publicado enLos Angeles Times, en 1973, la policía arrestó a un hombre de 18 años por su asesinato. Las autoridades se negaron a decir a los periodistas qué pruebas tenían para vincularlo con el crimen. Un día después lo liberaron de la cárcel, diciendo que no tenían suficientes evidencias.

Desde entonces, el caso se ha mantenido frío. Pero el sábado llegó una nueva prueba: un fenotipo de la persona que la policía creía que había matado a O’Keeefe. Fue creado por Parabon Nanolabs, una compañía de tecnología de ADN con sede en Virginia.

A través de pruebas de ADN, un fenotipo predice la apariencia física de una persona tanto en ese momento como ahora, generando lo que parece ser un avatar digital de un sospechoso. En ese caso, el fenotipo muestra a un hombre de piel clara con ojos azules y brillantes con un matiz de cabello rubio. La policía de Newport Beach se muestra esperanzada con que gracias a esta tecnología, por fin, se pueda dar descanso al caso. Se representa al hombre tanto a los 25 como a los 60 años.

Una portavoz del Departamento de Policía de Newport Beach dijo a Los Angeles Times que las autoridades anunciaron este hallazgo a través de la historia de Twitter en un intento de humanizar el caso que había caído en el olvido.

“Es un caso antiguo de hace 45 años y puede ser difícil para las personas formar un vínculo emocional con eso”, dijo la portavoz Jennifer Manzella al periódico. “Pero creemos que se lo debemos a Linda“.

Fuente: infobae.com
7/TENDENCIAS/carousel