Un informe denuncia que Amazon sirve de plataforma para la venta de productos nazis

Amazon se ha disparado en el pie. Un informe de dos organizaciones que luchan por la justicia racial ha acusado al gigante del comercio en línea de servir de plataforma para la venta productos racistas, nazis y supremacistas. Esto, a pesar de que ellos mismos decidieron implementar una política contra todos los artículos que “promueven o glorifican el odio, la violencia, la intolerancia racial, sexual o religiosa o impulsen organizaciones con tales opiniones". Además, pueden eliminar cualquier elemento que consideren inapropiado. Entre ellos, al parecer, no clasificaban los bodys para bebés con cruces ardiendo, los juguetes para niños con simbología nazi o los libros de editoriales supremacistas.


El resurgimiento de los grupos de odio en Estados Unidos tiene a las organizaciones antidiscriminatorias con los ojos puestos en las grandes empresas. El pasado jueves, la Alianza para Familias Trabajadoras y el Centro de Acción sobre Raza y Economía publicaron un informe en el que critican a Amazon por permitir que los grupos de odio e ideólogos racistas difundan sus ideas y generen recursos para respaldar sus operaciones mientras la multinacional se lucra. Tras la publicación, Amazon retiró gran parte de los productos enumerados, reaccionando una vez más ante la polémica en vez de tomar medidas preventivas.

Después la matanza de nueve afroamericanos en una iglesia de Charleston en 2015, la multinacional se comprometió a eliminar las mercancías que incluyeran la bandera del bando confederado de la guerra civil de Estados Unidos. Sin embargo, este junio había docenas de ejemplos de imágenes del estandarte que se ha transformado en un símbolo de odio. Los clientes podían comprar un disfraz de "oficial confederado", que venía de regalo con un pin y parche de la bandera, así como camisetas con la imagen. Otro producto criticado era una prótesis para el cuello que simulaba el ahorcamiento con una soga, evocando la práctica de linchamiento utilizada por la supremacía blanca estadounidense después de que se abolió la esclavitud.

Una figura que se repetía en bodys, mochilas, gorras y juguetes era la de la rana Pepe. La Liga Antidifamación (ADL, en sus siglas en inglés) tiene a este personaje animado en su lista de símbolos de odio por haberse convertido en un icono del movimiento supremacista blanco. Otro de los productos en venta era una “mochila para niños” con la imagen de la rana disfrazada de Donald Trump. Esta animación se suele utilizar como meme con simbología nazi o del kukusklan.

Los investigadores recomiendan que Amazon desarrolle políticas más sólidas para todas sus plataformas, con la ayuda de expertos que estudian los movimientos y símbolos de odio, como el Southern Poverty Law Center (SPLC). “Estas nuevas políticas deben ser coherentes y transparentes, y evolucionar apropiadamente a medida que lo hacen los movimientos y sus símbolos”. La SPLC alertó en febrero de que en los 12 meses anteriores habían visto un crecimiento de grupos de odio y una continua inmersión de sus ideas. La ADL atribuyó 18 muertes a personas y organizaciones de extrema derecha en 2017, el doble de lo que en 2016.

Los grupos de odio utilizan los negocios de e-book, autopublicación, música y servicios web para hacer crecer sus movimientos y reclutar seguidores. Amazon, como el mayor proveedor de libros electrónicos del país, representa una excelente vitrina para ellos. Counter-Currents Publishing, una editorial nacionalista blanca, tiene 50 títulos disponibles en Kindle, según el informe. Los investigadores también encontraron al menos 11 bandas de música identificadas como “de odio” y cuatro sellos discográficos racistas, con un total de 48 álbumes disponibles. “Como editor de medios en e-book y libros impresos, Amazon facilita la propagación de ideologías de odio, incluida la supremacía blanca, el antisemitismo, la islamofobia y la homofobia”, sentencia el informe.

Las organizaciones critican que a la empresa por haber duplicado sus ganancias trimestrales respecto al mismo periodo de 2017 y no invertir lo suficiente para controlar los productos que ofrece y quién se beneficia de ellos: “Amazon tiene la responsabilidad ética y moral de dejar de transmitir odio al mundo”.

Comparte
Síguenos en Facebook