Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Cada año este apasionado viaje zarpa desde distintas partes del mundo. Aquí un recorrido en detalle de una propuesta muy caliente.

La ropa de calle no está permitida en el crucero.

Más de 2 mil personas de diferentes nacionalidades, reunidas en un enorme crucero durante ocho días y un sólo plan: tener relaciones sexuales. El próximo viaje del Couples Cruise zarpa el 17 de agosto desde Budapest (Hungría), aunque probablemente sean pocos los que admiren la belleza del río Danubio porque la acción de esta propuesta turística ocurre puertas adentro.

Se trata de una experiencia a pura sensualidad abierta para todos los gustos y con una única regla: está prohibido tener sexo en público, todo debe ocurrir en las habitaciones, donde no hay límites. Los precios varían de los 450 euros a los 4.200, dependiendo del camarote. Y las actividades varían desde juegos sexuales hasta cursos de sadomasoquismo.

La ropa de calle no está permitida en el crucero.

“Algunas parejas vienen solo a pasar un rato especial, otros acuden para mirar o ser observados. Otros, vienen a experimentar con múltiples acompañantes. Aquí no hay límites”, promete Bob Hannaford, organizador de Couples Cruise. Pase y conozca la fiesta hot más caliente de alta mar.

Los precios varían de los 450 euros a los 4.200, dependiendo del camarote.

El Barco

Cuenta con los clásicos espacios de cualquier crucero: camarotes, restaurantes de alta gama, pileta y además, las habitaciones: con distintas temáticas y propuestas los pasajeros son invitados a dar rienda suelta a sus fantasías en estos espacios diseñados para potenciar el placer. Al mismo tiempo nadie está obligado a ingresar y, como se propone: “podés hacer tanto o tan poco como quieras”.

Las habitaciones tienen distintas temáticas hot.

Además, se incluyen shows, fiestas temáticas y “meet & greets” para conocer a parejas que compartan intereses. También hay lugar para la “educación sexual” ya que se ofrecen diferentes talleres que van desde el sexo tántrico al sadomasoquismo: “Cada pareja tiene múltiples opciones para explorar, jugar y ver a dónde le pueden conducir sus fantasías”.

El sadomasoquismo tiene mucho protagonismo, aunque no es lo único.

La Ropa

La propuesta sostiene que en el barco no se permite el uso de “ropa de calle”. “Está probado que cuantas más prendas se vistan, menos libertad hay en estas fiestas así que aquí sólo podrás llevar una toalla, una bata, boxers o cualquier tipo de ropa interior. Básicamente algo sexy y fácil de quitar. Los jeans, trajes o vestidos no están permitidos.

La propuesta incluye educación sexual para introducir al público a distintas prácticas.


La Regla

A pesar de que se promueve el sexo por cada rincón del barco, hay una regla muy estricta: no se puede tener sexo en público. “Creemos que el lugar para las actividades sexuales está a puertas cerradas. Así que, por favor, diviértase y si quiere dar un paso más vaya a los camarotes o diríjase a las áreas de juego privadas designadas a bordo del barco”, explican en la web e insisten en que también tiene que ver con temas “higiénicos” y de “buen gusto”.

Los cursos de sexo que se dan en el crucero.

“Nuestros cruceros excitan a la gente. Muchas parejas me confiesan cómo la experiencia ha reavivado su pasión y cómo han mantenido más relaciones en nuestro crucero de lo que habían probado en meses”, explica Hannaford sobre su propuesta que asegura ocho días muy calientes.

Fuente: clarin.com
7/TENDENCIAS/carousel