Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
AFP/
El expresidente del Parlamento Europeo Martin Schulz visitó el jueves a Luiz Inácio Lula da Silva en la prisión donde cumple condena por corrupción en Curitiba, en el sur de Brasil, y expresó sus dudas sobre el proceso que llevó a la cárcel al exmandatario.

"No puedo juzgar lo que los fiscales y magistrados están haciendo en este país (...), pero mucha gente en el mundo, y especialmente la ONU, están haciendo preguntas que deben ser contestadas por el gobierno", afirmó el exlíder del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) a las puertas de la prisión.

Viejo amigo de Lula, con quien recordó haber trabajado desde su época como líder del Sindicato de Metalúrgicos hasta en sus dos periodos al frente del gigante sudamericano (2003-2010), Schulz no dudó en mostrar su apoyo al exmandatario y otra vez candidato a la presidencia de Brasil por el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda).

"Ningún poder en el mundo puede evitar que le diga a un hombre que conozco desde hace muchos años, y en el que confío: 'yo te creo'. Eso es lo que le dije", contó a los periodistas que le rodeaban a la entrada del edificio de la policía federal en Curitiba donde Lula está detenido desde el 7 de abril.

El exmandatario, de 72 años, cumple desde entonces una condena de 12 años y un mes de prisión por corrupción y lavado de dinero.

"Estoy aquí para apoyar al presidente, para transmitirle mi solidaridad, la de los socialdemócratas alemanes y la de los socialistas europeos", añadió quien estuvo a la cabeza del Parlamento Europeo entre 2012 y 2017, antes de ser derrotado por Angela Merkel en las pasadas elecciones alemanas.

Flanqueado por Fernando Haddad -compañero de fórmula de Lula y su presumible reemplazo en la candidatura-, Schulz opinó igualmente que Brasil debería seguir las indicaciones del Comité de Derechos Humanos de la ONU y permitir que Lula participe en los comicios del 7 de octubre.

Pese a que su candidatura debe ser invalidada en los próximos días a causa de su situación judicial, el carismático exlíder sindical no para de crecer en las encuestas.

Un sondeo de Datafolha le atribuyó la semana pasada un 39% de intenciones de voto, frente a 19% para el ultraderechista Jair Bolsonaro, su más inmediato seguidor. Y en una segunda vuelta, derrotaría a cualquiera de sus eventuales adversarios.

Mucho más reducidas parecen las opciones de Haddad, a quien los sondeos apenas dan un 4%.

Fuente: Página Siete
7/TENDENCIAS/carousel