Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El analista en economía Pedro Vacaflor considera que las cifras referentes a las reservas de gas no son creíbles porque la empresa canadiense Sproule solamente presentó una evaluación y no una certificación, como lo ordena la normativa. En consecuencia, según él, todavía es difícil saber a ciencia cierta la cantidad de reservas gasíferas de Bolivia.


Reservas de gas son insuficientes para negociar contratos a largo plazo

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, junto al representante de la Empresa Sproule. | APG

Especialistas señalan que Bolivia no está en condiciones de suscribir nuevos contratos de exportación a largo plazo —como lo tiene con Brasil y Argentina— porque la cantidad de reservas no garantizan la certidumbre del cumplimiento del compromiso. Esto pese a que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) anunció que los 12,5 TCF de reservas de gas probadas y probables permiten cumplir los compromisos con el mercado interno y externo hasta el año 2035 y contar con un remanente superior a 3,21 TCF disponibles para nuevos contratos.

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, informó que los 12,5 TCF de reservas probadas y probables garantiza el envío de 3,7 TCF a Argentina hasta 2026; 1,7 a Brasil hasta 2019 —aunque este contrato se ampliará por el envío de remanentes—; 3,89 para el abastecimiento al mercado interno hasta 2035; y un remanente de 3,21 TCF para destinarlo a la ampliación del contrato con Brasil y para nuevos contratos de exportación.

Sin embargo, el secretario de Hidrocarburos y Energía de la Gobernación de Tarija, Freddy Castrillo, señaló que el número de reservas probadas y probables no garantizan la certidumbre ni la tranquilidad para el cumplimiento de nuevos contratos a largo plazo como el que actualmente Bolivia tiene con Brasil.

“Si no podemos cumplir con el actual porque no podemos mejorar la producción; si el país estuviera en condiciones —de encarar un nuevo contrato— pudiera cumplir con el actual. Menos podemos pensar que estamos en condiciones de suscribir un nuevo contrato en esos mismos términos”, dijo, a tiempo de mencionar que en 1990 Bolivia tenía la capacidad de proyectar por los próximos 30 años.

Castrillo argumentó que, ante la baja exploración, la producción de gas ha tenido una importante caída, lo cual se refleja en el fracaso de la estrategia de hidrocarburos que presentó el Gobierno de Evo Morales el año 2005. La estrategia proyectaba que el país llegaría al año 2018 con una producción de 70 millones de metros cúbicos día (MMm3d), sin embargo, la producción promedio en la presente gestión se encuentra por debajo de los 55 MMm3d.

Por su parte, el analista en economía Pedro Vacaflor considera que las cifras referentes a las reservas de gas no son creíbles porque la empresa Sproule solamente presentó una evaluación y no una certificación, como lo ordena la normativa. En consecuencia, según él, todavía es difícil saber a ciencia cierta la cantidad de reservas gasíferas de Bolivia.

“Son cifras totalmente maquilladas. El punto es que YPFB está empezando a producir más agua que gas porque no se han hecho los mantenimientos necesarios a los campos y todavía no tenemos una certificación, porque lo que se ha presentado es una evaluación y esa evaluación no la cree nadie que entienda sobre gas en Bolivia”, señaló Vacaflor.

Sánchez informó que el resultado del estudio será publicado por YPFB. “Yacimientos va a publicar. Tiene que publicar (…) Sproule ha entregado y ahora el procedimiento normal de mostrar las reservas, los tomos, la evaluación, los modelos de simulación, la parte económica, lo va a hacer sin ninguna duda. No es para guardarlo, es para mostrarlo”.

EXPLORACIÓN DE GAS EN EL PAÍS

Según el secretario de Hidrocarburos de la Gobernación de Santa Cruz, Herland Soliz, YPFB invirtió 8 mil millones de dólares entre 2016 y 2017. 6 mil millones en explotación y solamente 2 mil millones en exploración, lo que representa una de las causas para no haber logrado éxito en el descubrimiento de nuevos reservorios de gas.

La presidenta de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), Claudia Cronenbold, afirmó que es muy poco probable que la empresa certificadora hubiera “maquillado” las cifras referentes a las reservas de gas en Bolivia, puesto que el principal capital de este tipo de compañías es su reputación.

Según datos parciales, la producción de gas en 2018 tiene un promedio de 53,2 MMm3d; en 2017 el promedio fue de 55,9 MMm3d, mientras que en 2016, de 58,7 MMm3d.

Los Tiempos / Josué Hinojosa
7/TENDENCIAS/carousel