Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
El 21F, la votación de Evo bajó 13 puntos en relación a las presidenciales de 2014 y 19 puntos frente a su mayor victoria (67%) en el revocatorio de 2008.

Evo Morales enfrentó tres elecciones nacionales y dos referendos revocatorios desde 2005. Conoció la derrota en las urnas cuando perdió en la consulta ciudadana del 21F sobre su postulación a un cuarto mandato presidencial.


PUBLICIDAD

El dirigente cocalero Evo Morales fue electo como presidente de Bolivia en diciembre de 2005 con el 53,7% (1.544.374 votos). Tuvo entonces el respaldo ciudadano más alto en las urnas de la época democrática. Quedó entonces en segundo lugar Jorge Tuto Quiroga, que logró un 31%.

“Ahora empieza la nueva historia de Bolivia, donde se busque la igualdad, la justicia y la equidad”, anunció tras los resultados Morales, desde Cochabamba. Así se inició el gobierno del líder del MAS que rompe récords de permanencia en el poder.

En agosto de 2008, el Jefe de Estado acudió a un primer referendo revocatorio, en el cual fue ratificado por el 67,40% (2.103.872 votos), superando incluso el apoyo que obtuvo en 2005. Esta es hasta ahora la mayor votación ciudadana que obtuvo Morales en las urnas.

Luego de la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado (CPE), en 2009, Morales se repostuló en las elecciones presidenciales en diciembre de ese año. Arrasó con un 64,22% mientras que el segundo candidato -Manfred Reyes Villa- obtuvo el 26% de la votación.

“Hoy Bolivia nuevamente demuestra una vocación democrática (…) Hemos demostrado que es posible cambiar el país en base al voto del pueblo”, declaró Morales desde el balcón del Palacio Quemado después de que se confirme su victoria el mismo día de los comicios.

En las elecciones presidenciales del 12 de octubre de 2014, Morales volvió a ganar con 61,36% de la votación, logrando su primer triunfo en Santa Cruz que hasta entonces había sido bastión de la oposición. Así comenzó su tercer mandato consecutivo que ya había sido cuestionado por su inconstitucionalidad.

La primera derrota de Evo Morales en las urnas se produjo el 21 de febrero de 2016 en el referendo para aplicar una reforma a la Constitución que posibilitaría su repostulación a un cuarto mandato consecutivo. Con un 48,7% el Presidente perdió en 2016 frente al 51,3% del NO.

Ese resultado, que no fue respetado por un fallo del Tribunal Constitucional que permite la postulación de Morales en 2019, significó un declive significativo en la votación del líder del MAS: una baja de 13 puntos en relación a las presidenciales de 2014 y de 19 puntos frente a la máxima votación de Evo en el revocatorio de 2008 cuando ganó con 67%.

Según la más reciente encuesta de Página Siete, publicada el 4 de agosto, la situación electoral de Evo Morales es precaria. El estudio realizado por Mercados & Muestras establece que el Presidente ganaría en una eventual primera vuelta, si finalmente consiguiera ser candidato, con el 27% de los votos, frente a 25% del expresidente Carlos Mesa (quién no ha confirmado su postulación).

Según la encuesta, hay un 20% de indecisos, y suponiendo que un tercio de ellos votara por Morales, éste obtendría un 34% . Para ganar en primera vuelta se necesita 40% de apoyo y 10 puntos de diferencia con el segundo.

De no lograr ese techo, Evo tendría que ir a una segunda vuelta, en la que, siguiendo a la encuesta de Página Siete, sería derrotado por el eventual candidato Mesa. El escenario político es opuesto al que Morales tuvo en la primera década de su mandato.

La encuesta destacó que el 70% de la población sigue considerando que Morales no debería ser candidato, que no puede serlo debido a que el referendo del 21 de febrero de 2016 descartó esa posibilidad.

Nulo ganó en dos comicios judiciales

En octubre de 2011 Bolivia se convirtió en el primer país del mundo en elegir, por voto directo, a los altos magistrados del Poder Judicial. El proceso se repitió en 2017 y en ambos comicios se impuso el voto nulo y blanco.

En las elecciones de 2011 los votos nulos y blancos llegaron al 60%, frente al 40% de los votos válidos. De 5.243.375 electores habilitados, 4.177.470 ciudadanos votaron, lo que significa un 79,7% del electorado y una abstención del 20.3%, aunque el sufragio es obligatorio.

En las elecciones de magistrados de diciembre 2017, el voto nulo, a nivel nacional, alcanzó el 50,93% según datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE). El 49,07% de la población sí votó para elegir a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, Tribunal Constitucional, Tribunal Agroambiental y Consejo de la Magistratura,

Según analistas, el descontento de la población ante los pocos o nulos resultados en la mejora de justicia después de la primera elección de magistrados; además de los cuestionamientos al proceso de selección de los candidatos se reflejó en las urnas.

Página Siete / La Paz
PUBLICIDAD

7/TENDENCIAS/carousel