Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
En una audiencia cautelar de más de dos horas se determinó detención preventiva para dos ayoreas acusadas de matar a al menos 60 loros, cuando intentaban decomisárselos pues está prohibida su comercialización. De las tres acusadas, solo una podrá defenderse en libertad. El delito por el que son procesadas, por denuncia de la Policía Forestal y Preservación del Medio Ambiente (Profoma) y la Dirección de Medio Ambiente de la Alcaldía Cruceña, es destrucción y deterioro del patrimonio nacional.

Denuncian discriminación y afirman que seguirán vendiendo estas especies. Julia Chiqueno, quien forma parte de la comunidad ayorea que vive en la ciudad, denunció discriminación contra su pueblo indígena pues recordó que hay casos en los que están involucrados ciudadanos chinos y en estos, pese a que llevan varios meses, hasta la fecha no hay ningún detenido. “Sabemos que es un delito vender animales pero hay vendedores porque hay compradores. La gente de la comunidad (ayorea) ha decidido ir al campo a recolectar loritos porque hay quien los compre. Además, la venta es solo por un tiempo (época), solo por septiembre. No vamos a vender todo el año”, aseveró a tiempo de enfatizar que no tienen muchas fuentes de ingreso pues sus artesanías ya no se venden como antes.

Otra de las integrantes de la comunidad, Mariela Picaneray, remarcó que la venta de animales no forma parte de su cultura pero tuvieron que hacerlo ante la falta de ingresos. 

El hecho por el que son denunciadas se registró el miércoles cuando vendían loros de distintos tamaños en el mercado Mutualista y cuando se los intentaron decomisar, dos de las investigadas mataron a los loritos.

A la audiencia asistieron integrantes de la Plataforma Animalista. Una de las activistas, Ángela Silva, enfatizó que el proceso es por la “saña” con la que mataron a las aves pues si se los hubieran dejado decomisar el caso no habría llegado a este extremo. “Pedimos también una ley que sancione a los compradores de animales”, manifestó. Al concluir la cautelar se registró amagues de enfrentamientos entre los ayoreos y los activistas, por lo que los últimos tuvieron que salir escoltados. 

Fuente: eldia.com.bo