Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Ahora más que nunca a Fan Bingbing le habría sido más que útil el superpoder de Blink, la mutante a la que interpretaba en X-men, el de crear portales para teletransportar personas y cosas. Según publica el Hollywood reporter, la actriz podría estar desaparecida. No es solo que no se la haya visto en público desde el 1 de julio y que no se haya pronunciado en redes sociales desde el 23 del mismo mes. La historia va más allá de la propia intérprete, que ahora tiene pendiente de rodar 355 con Penélope Cruz, Lupita Nyong’o, Jessica Chastain y Marion Cotillard, y llega hasta las esferas del gobierno chino.

La industria del entretenimiento chino, un mercado cada vez más codiciado por el cine internacional, ha vivido este verano su particular escándalo de evasión de impuestos. China lleva años intentando limitar las ganancias de sus estrellas mediante diferentes tipos de impuestos y prohibiciones, argumentando que los actores mandan un mensaje erróneo a la juventud china, animándoles a “venerar el dinero” en lugar de “los valores socialistas”.

En julio un presentador de la televisión china filtró una serie de documentos que probaban un esquema evasión de impuestos llevado a cabo por una estrella anónima, a la que desde el primer momento se identificó como Bingbing. Lo que quedaba en evidencia era una práctica bastante común, pero ilegal, que se conoce con el nombre de “contrato ying-yang”, por el cual las compañías le ofrecen a los actores dos tipos de contratos: uno por una cifra baja para que lo presenten a las autoridades chinas y otro, bajo cuerda, por una cantidad mucho mayor. Los documentos afirmaban que Bingbing había declarado haber cobrado 1,5 millones de dólares por cuatro días de trabajo en una película china mientras que su sueldo total se elevaba a los 7,8 millones de dólares.

A través de su representante la actriz negó las acusaciones y anunció que emprendería acciones legales, pero al mismo tiempo el gobierno chino declaró que iba a iniciar una investigación al respecto. Desde entonces muchas productoras chinas de cine y televisión han firmado un compromiso conjunto de someterse a los deseos del gobierno.

¿Y qué ha hecho Fan desde entonces? El Hollywood reporter se hace eco de varios medios chinos que dan diferentes versiones de su paradero. Según el medio Securities Daily, la actriz está bajo el control de las autoridades chinas. El artículo se hizo viral, pero horas después el medio se retractó sin dar ningún tipo de explicación al respecto, aumentando así los rumores. Por otro lado, el tabloide hongkonés The Apple Daily declaró que se había visto a la actriz en una oficina de inmigración de Los Ángeleslevantando así la sospecha de que estuviera pidiendo asilo e incluso declarando que la actriz lo estaba haciendo movida por el consejo de otra estrella china, Jackie Chan.

El asunto lejos de disiparse sigue caldeado: el pasado domingo un grupo de miembros de la Academia China de las Artes y las Ciencias publicó un ranking de la responsabilidad social de las 100 mayores estrellas chinas basado en su “trabajo profesional, acciones de caridad e integridad personal” para determinar si son un “fuerte modelo a seguir” o si provocan un impacto social “negativo” en China. A Fan le dieron cero puntos.