Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
(Foto: Captura de ‘Eternal Sunshine of the Spotless Mind’)

Libros, gatos, herpes… ¡Deja de darle tus basuras a la gente! ¡Quédatelas!

Sabía que me iba a arrepentir incluso desde antes de sugerirlo. Una camiseta original del tour de NSYNC de 1999, texto rosa en la parte de atrás, el material delgado y desgastado con la edad. Mi artículo favorito de ropa. Y sin embargo ahí estaba, entregándoselo a mi novia de entonces con las palabras, “No, no, quiero que tú lo tengas. Literalmente nunca lo uso de todas formas, ja, ja, y creo que se te vería muy bien”. Sí se veía bien en ella. Se veía bien en todo el mundo. Especialmente en mí.

“Aw, gracias”, respondió, en el tipo de tono que uno usaría si alguien le hubiera ofrecido un Starbust. Este era un artículo que había estado colgando en mi cuerpo desde que lo encontré en una tienda de beneficiencia a mediados de los 2000. Me había limpiado las lágrimas de la cara con esa camiseta; me había cubierto mientras dormía; la había usado en el pasto en los festivales a las 6AM y tenía una quemadura de cigarrillo en el hombro derecho. Entregarla fue como decir: acá, tenme, ten todas estas partes de mí. Obviamente terminamos y nunca la volví a ver.

Pero todos hacemos cosas así, ¿no? Los objetos son sólo objetos, y hay un sentimiento único y acogedor que sentimos al dárselos a las personas que uno ama, porque básicamente es darles algo que nos ha dado felicidad esperando que también se las dé a ellos. Pero también: la gente sale y entra de nuestras vidas todo el tiempo. No podemos ir por ahí entregándole nuestras mierdas favoritas a la siguiente persona que haga subir nuestros niveles de oxitocina, pero cuyo nombre de teléfono será reemplazado por una línea de emojis de serpiente tres meses después.

Con eso en mente, hablé con algunas personas acerca de las cosas que se arrepienten de haber regalado a un ex.

James, 25

Nos conocimos en la facultad de arte. Ambos estudiábamos escultura. Él siempre me impulsaba a crear, crear, y crear, lo que era una gran forma para estar en ese momento, así que estoy agradecido por eso. Como sea, recuerdo haber hecho una escultura negra muy rara una vez; era básicamente un molde de mis brazos, doblados en formas de animales. En mi romántica y joven mente, pensé que dársela sería como darle una parte de mí, tanto mi cuerpo físico como la energía que me tomó hacerla. Más tarde descubrí que me estaba engañando con varias personas ¡Pero esa escultura era una de mis cosas favoritas que había hecho y me habría encantado guardarla para mí!

Rebecca, 24

Foto de un arnés via Sh! / Amazon

Extraño mi arnés de correa de cuero vegano. No fue tanto que se lo regalara, fue más que se lo quedó, y lo usó con otra persona mientras todavía estábamos juntas. Básicamente, abrí su cajón un día porque había algo de hilo y mierda colgando de él. Y mi arnés estaba ahí con un consolador gigante en medio que nunca había usado conmigo. El consolador en cuestión era uno que ella había usado con una ex antes de mí que yo no quise usar porque creí que era raro. Hay tantas capas para esto, bebé, ni siquiera puedo…

Portia, 20

Mi primera novia tiene una camiseta de Armani que me dio mi madrina, que murió desde entonces. Es literalmente solo una camisa de dril, ni siquiera es tan profunda, pero tengo un vínculo sentimental con ella. Cuando terminamos, le pedí que me la devolviera, y me dijo que me la envaría, pero nunca lo hizo. Cada vez que ella anda por Leeds sé que la usa a propósito en caso de verme. Una vez, intenté pelear con ella porque estaba muy borracha y enojada – yo estaba como, “¡Oi! ¡Dame mi puta camiseta, hija de puta! e intenté, como, físicamente quitársela – no es mi mejor momento. El otro día vi en Instagram una foto de su actual novia usándola.

Charli, 27

¿Una ETS cuenta? Sé que no es un objeto, pero me arrepiento de habérsela dado. Me acosté con alguien que conocí en un club cuando mi ex y yo estábamos pasando por un momento muy difícil, pero no sabía que esa persona tenía herpes. Todo fue estúpido de mi parte, pero estaba en modo de autodestrucción como mecanismo de supervivencia. La ETS fue como el último clavo en el ataúd de nuestra relación desmoronada. Sé que me ve como una persona tóxica, y quizás lo soy, pero quisiera que las cosas hubieran terminado de una forma saludable. Deseo que nadie tuviera herpes.

Han, 25

Foto de un gatito via Kisspng

Para el cumpleaños número 37 de mi ex, le preparé una fiesta sorpresa y le regalé una PS4. Estaba en su lista de buenos, así que al día siguiente fue como, “¿Puedo tener un gatito?” Encontramos una gatita que necesitaba un hogar lo más rápido posible, así que la adoptamos. Aunque vivíamos juntos con la gatita, siempre sentí que era mía, y sin importar lo que pasara entre mi ex y yo, me la quedaría. De cualquier forma, la relación se dañó y comencé a dormir en la habitación libre con ella. Después, desarrolló una extraña enfermedad inmune con la que se paralizó de cintura para abajo, y requería de mucha atención, lo que nos mantuvo juntos a mí ex y a mí por más tiempo. Estábamos haciendo terapia física para ella, comida a mano para gatos, etc…

Unos meses después, terminamos y él se lo tomó muy mal, lo que me hizo sentir muy mal. Su papá me envió un correo súper largo, y al final fue como, “Por favor deja a la gata, él la necesita”. Así que sólo dije que sí. Desde entonces él me bloqueó en Instagram, entonces no puedo ver ninguna foto de ella, pero es probablemente lo mejor porque en serio la extraño.

Luke, 25

Le regalé a mi ex pareja este vinilo azul transparente de Rhythim Is Rhythim, “Strings Of Life”. Estaba muy bien conservado, incluso en la manga de la imagen. Ni siquiera puedo recordar por qué se lo dí, creo que fue por impulso. Es un single icónico; me encanta esa canción y desde entonces no he podido encontrarla, pero como que… uno no puede pedir algo como eso de vuelta, especialmente tres años después. Sonaría como un verdadero idiota.

Grace, 26

Cuando tenía 20 años, un amigo que quiero mucho me regaló ese libro The Collected Fanzines de Harmony Korine. Tiene mucho de su poesía especial en él y significaba mucho, porque Gummo y Kids son mis dos películas favoritas. Era algo que ojeaba y leía mucho, para inspirarme. Se lo presté a mi ex cuando estábamos bien y nunca lo devolvió, incluso cuando se lo pedí muchas veces. Me llevó a un punto en el que ni siquiera quería hablar más con ella. Lo raro es que, nunca lo he reemplazado. Aunque podría.

Publicado originalmente en VICE.com

Fuente: infobae.com
7/TENDENCIAS/carousel