Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Hoy se prevé que se inaugure la sede del parlamento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), ubicada en el municipio de San Benito, Cochabamba. No obstante, la entrega de la obra se da en un contexto de severa crisis por la que atraviesa el organismo internacional.

El Informe de Gestión 2017 del Ministerio de Obras Públicas da cuenta de que la obra costó 433.258.229,38 bolivianos (62,2 millones de dólares).

El proyecto tiene tres “componentes”: 1) el edificio de plenarias, 2) el centro de convenciones y 3) el proyecto urbano, que consta de una red de 8,4 kilómetros de pavimento.

La construcción del nuevo edificio costó casi el doble de la Casa Grande del Pueblo, que costó 292 millones de bolivianos, y muy por encima del museo de Orinoca, que demandó una inversión de 49.265.537 millones de bolivianos, según notas publicadas por este medio.

La crisis

En abril, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú resolvieron no participar en el organismo por tiempo indefinido hasta que -indicaron- “no se produzca una normalización” en la entidad. Esa decisión se dio cuando Bolivia asumió la presidencia pro tempore del bloque internacional.

Tres meses después, el 12 de julio, el presidente Evo Morales reconoció que la instancia estaba en una situación delicada. “Lamento mucho decirles que Unasur está en una crisis”, afirmó el Jefe de Estado.

El 11 de agosto se conoció que el gobierno de Colombia de Iván Duque dio un giro a su política exterior al anunciar el retiro de su país de la Unasur, a la cual consideró “cómplice de la dictadura venezolana”.

El 27 de agosto, el presidente Iván Duque informó que su gobierno notificó al organismo internacional su decisión de retirarse del bloque, al considerar que no denunció “los tratos brutales” del Estado venezolano hacia los ciudadanos de ese país.

El 3 de septiembre en Cobija (Pando), los presidentes de Bolivia y de Perú, Martín Vizcarra, coincidieron “en la necesidad de impulsar un proceso de reflexión sobre el futuro de Unasur”. Según la Declaración de Cobija, ambas autoridades reconocieron los esfuerzos de Bolivia “para reencaminar el proceso de integración”.

Lectura de los expertos

El analista Andrés Guzmán explicó que la inauguración del Parlamento Suramericano se puede entender como “un intento boliviano de reavivar Unasur”, lo cual puede ser visto como una buena señal, pero a la vez es “bastante arriesgado”.

“Dado el contexto político actual, podría ser considerado como una impostura de Bolivia que sigue avanzando a pesar de que la mitad de los miembros del bloque han manifestado su oposición a seguir avanzando”, manifestó.

Las fallas

El analista internacional Álvaro del Pozo identificó cinco “fallas” para explicar las razones de la inestabilidad.

“El primer fallo fue crear un organismo sólo desde la coincidencia ideológica, liderada por Venezuela, Brasil y Argentina. El segundo, obedece a que fue creada no con fines de construcción de un proceso de integración, sino de destrucción de la influencia de EEUU en la OEA”, dijo.

El especialista explicó que el tercer error fue crear este organismo con un “carácter intergubernamental y no interestatal”. El cuarto fallo fue el de no acompañar el proceso mediante la creación de un sistema de órganos permanentes, que permitan alcanzar los objetivos que se trazaron, explicó el analista.

“El quinto fallo fue el no darle al organismo una voluntad autónoma y una competencia propia”, agregó el analista.

El Ministerio de Obras Públicas anunció que para esta jornada se prepara un acto especial para la inauguración del nuevo edificio situado en San Benito. El evento se iniciará a las 18:00 y contará con la presencia del presidente Evo Morales.

La fundación

Espacio El área total en la que se construye el proyecto de la sede de Unasur es de 460 hectáreas, ubicadas en el municipio de San Benito.

Creación Cuando los 12 países miembros decidieron fundar Unasur, en 2006, determinaron que la secretaría general estaría en Quito, Ecuador, y el Parlamento en Cochabamba. La sede construida en la capital ecuatoriana costó a ese país 43,5 millones de dólares, según Los Tiempos.

La primera piedra El presidente Evo Morales colocó en 2008 la piedra fundamental de la obra, junto a la entonces presidenta de Chile, Michelle Bachelet, que llegó a San Benito para el acto. Ese año, Morales anunció que el Estado correría con los gastos del proyecto.

Página Siete / María Carballo / La Paz