Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Yes

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Un ránking publicado por la revista ‘Forbes’ a partir de datos de polución ambiental, acústica y lumínica sitúa a la capital egipcia en la cima de la lista

Según el informe, publicado por la revista Forbes, El Cairo es la ciudad más contaminada del mundo, seguida de Nueva Delhi, Pekín, Moscú, Estambul, Guangzhou, Shanghái, Buenos Aires y París. La “victoria” de la capital egipcia se cimenta sobre el hecho de que se sitúa entre las tres ciudades con mayor polución en los tres índices incluidos en el estudio, el ambiental, acústico y lumínico. En el extremo opuesto, se hallan Zúrich, Oslo y Múnich, por este orden, las ciudades más limpias de las 48 analizadas.

Para la medición de la calidad del aire, los expertos se basaron en los registros de PM10 y la PM2,5, recogidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que miden, respectivamente, cuántas partículas de materia de 10 y 2,5 micrómetros de diámetro se hallan en el aire. Según el informe, la cantidada de PM10 que respiran los cairotas es 14 veces superior a los límites recomendados por la OMS, mientras que para la PM2,5, la cifra asciende a 11 veces. Un grave riesgo para la salud de los sufridos habitantes de la capital egipcia. De hecho, para hacer más comprensible y gráfica la gravedad de la situación a la ciudadanía, la OMS ha afirmado en alguno de sus informes que pasar 24 horas en El Cairo equivale a fumarse un paquete de 20 cigarrillos.

Los índices de contaminación lumínica y acústica no son comparativamente mejores, pero sus efectos son probablemente menos nocivos para la salud. Basándose en datos del propio Gobierno egipcio, el informe de Eco Experts apunta que el ruido en las calles de El Cairo oscila alrededor de los 85 decibelios, y lo compara con el de una fábrica. En cuanto al tercer indicador, la luz artificial de la megalópolis egipcia es 85 veces superior a la natural del cielo, una cifra solo superada por Moscú y Chicago.

Siempre celoso de su imagen en el exterior y el impacto que pueda tener sobre el turismo, el Gobierno egipcio se apresuró a desmentir las conclusiones del estudio. “No es cierto que El Cairo sea la ciudad más contaminada de el mundo. El informe se basa en una metodología y en unos datos falsos”, sostiene el portavoz del Ministerio de Medio Ambiente egipcio, Abdel Gawad Abukab. “Para empezar, la propia OMS señala que se deben tener en cuenta seis indicadores para medir la calidad del aire, y no solo dos. Y hay que monitorearlos durante un periodo largo de tiempo, y no de forma puntual. De hecho, otros estudios internacionales sitúan a El Cairo más abajo en la lista de capitales contaminadas”, agrega el portavoz.

La verdad es que poco importa si El Cairo es la más contaminada del mundo, la segunda o la tercera. Lo que cuenta es que la polución supera con creces los límites aconsejados, algo que perciben algunos de sus visitantes nada más aterrizar en la ciudad en forma de picores en ojos, nariz o pulmones. Un estudio científico publicado en la revista Environmental Science & Technlogy Letters cuantificó el daño a la salud pública de los cairotas en una pérdida de 1,85 años en la esperanza de vida.

El Gobierno egipcio ha hecho algunos esfuerzos por reconducir la situación, por ejemplo, supervisando con un mayor celo la prohibición de la quema de las hojas de arroz una vez terminada la cosecha. Pero, a tenor de los datos, estas medidas parecen insuficientes. Sería bueno abrir un debate en la opinión pública al respecto, sino fuera porque el régimen de Al Sisi es alérgico a cualquier tipo de discusión libre sobre sus actos.

Fuente: elpais.com